El Sil, el Edo y una aldea que no existe

Las espectaculares viñas de Doade, a la vista desde una ruta que recorre A Teixeira con Castro Caldelas en lo alto


monforte / la voz

Recientemente, fue recuperado el antiguo camino que unía las localidades de A Portela y A Abeleda y que además enlazaba, en el lugar de As Cabanas, con el procedente de A Teixeira y A Cruz. Era utilizado por los vecinos de A Portela y el desaparecido pueblo de Santa Marta de Fontao, para ir a las zonas ribereñas y plantadas de viñas del municipio de A Teixeira denominadas O Saviñao y Laixelas. También servía para sacar leña y madera de sus bosques, que se extendían hasta el río Edo, y para acceder al molino de O Sardiñeiro para llevar el grano a moler. Este viejo camino fue también muy importante para el tránsito de personas, porque llevaba a la carretera que conduce a Monforte, en un punto en el que el autobús de línea que iba a esa localidad hacía una parada.

El tramo que recorre este itinerario forma parte de una ruta de largo recorrido, de cien kilómetros, y que actualmente está siendo habilitada y señalizada por el personal de un taller de empleo gestionado por los ayuntamientos de Castro Caldelas, San Xoán de Río, Montederramo, Chandrexa de Queixa y A Teixeira

El inicio del recorrido se encuentra en el lugar de A Portela, de donde arranca una pista de tierra que lleva a la desaparecida aldea de Santa Marta do Fontao y a la ribera de Laixelas. Recorridos un centenar de metros surge una bifurcación, en la que hay que seguir por la de la izquierda durante 650 metros más hasta llegar a la altura de un camino señalizado que parte a la derecha de la pista principal y que lleva a la Pena do Corvo y a la localidad de A Abeleda.

Lo derribaron todo

A unos 150 metros de este punto estaban la aldea y la iglesia de Santa Marta de Fontao, de las que ya no quedan restos. A mediados del siglo XX, ocho años después de la la construcción de la presa de Santo Estevo, la empresa Saltos del Sil -la actual Iberdrola- compró y expropió esta aldea con la intención de construir un nuevo embalse, en un proyecto que al final no llegó a materializarse.

Hace cerca de veinte años, las viviendas fueron ocupadas de forma ilegal y la empresa Iberdrola pidió en el 2007 al Ayuntamiento de A Teixeira autorización para demoler las casas. Una vez obtenido el permiso, Iberdrola derribó todas las construcciones, también la iglesia.

Aquella iglesia era un bien patrimonial y estaba incluida en el inventario de Patrimonio Cultural de Galicia y figuraba también en el catálogo de patrimonio histórico-artístico del Ayuntamiento de A Teixeira, que fue aprobado en el 2001. A día de hoy se desconoce el destino que tuvieron las piedras labradas de aquel monumento, así como la pila bautismal y el retablo.

Una fuente tipo mina

El recorrido sigue por el antiguo camino y al cabo de cincuenta metros, donde el vial da un giro a la izquierda, alcanza un interesante conjunto etnográfico en muy buen estado de conservación que está situado por debajo de esta ruta. Se trata de una fuente tipo mina con cubierta y muros laterales de piedra, un lavadero y una curiosa pila de granito labrada. El conjunto se complementa con unos rústicos escalones de piedra para dar acceso a la fuente y una especie de repisa construida con lajas de pizarra.

Su función era probablemente servir de apoyo a los recipientes utilizados en el transporte del agua. La fuente y el lavadero eran utilizados por los vecinos de la parte alta del pueblo de Santa Marta de Fontao, formado por unas cuatro viviendas, aisladas del resto del núcleo, y que además fueron las únicas que no se demolieron. Se encuentran a poca distancia de la fuente.

La ruta continúa por un camino ancho entre castaños y después se estrecha y la vegetación cambia a monte bajo. En el kilómetro 1,1 se encuentra la señal que indica la senda a seguir para llegar hasta A Pena do Corvo, situada a 225 metros. En este lugar hay un mirador natural con vistas espectaculares sobre las riberas de Doade, A Abeleda y la desembocadura del río Edo en el Sil.

Hay que seguir por el camino de la derecha, que inicia un suave descenso hacia el río Edo, entre monte bajo y vegetación de tipo mediterránea y atlántica. Por encima del camino quedan, entre la maleza, antiguos socalcos de viñas abandonadas y por debajo un espeso bosque que llega hasta la misma orilla del Edo.

En este tramo se pasa por los lugares de O Sardiñeiro, O Saviñao y más adelante por Laixelas, ya en zona de viñedos.

Unas vistas excelentes

Las vistas desde este tramo del camino son excelentes. Perminten disfrutar de amplias panorámicas de la ribera de A Abeleda, la cuenca del río Edo y una buena parte del municipio de Castro Caldelas, con su castillo dominando la parte más alta del horizonte.

En el kilómetro 1,8 el camino se transforma en sendero e inicia un pronunciado descenso, luego cruza un pequeño arroyo y retoma nuevamente el camino principal, para desembocar en el río Edo y a la altura de un viejo puente y el molino de O Sardiñero. Este molino lleva más de treinta años sin moler y su propietario es vecino de la aldea de Lumeares.

La ruta cruza el río Edo por un viejo puente que todavía conserva sus pilares de piedra, aunque su estructura original de madera fue sustituida en tiempos recientes por otra de hormigón.

El camino asciende a continuación por un espeso bosque de ribera y luego sale, al cabo de trescientos metros, a la carretera que conduce a Castro Caldelas. Hay que girar a la derecha y caminar por asfalto unos setecientos metros para entrar finalmente en A Abeleda.

Desde Monforte

Para llegar hasta A Portela desde Monforte se puede tomar la carretera LU-903 que lleva a Castro Caldelas. En el kilómetro 23 hay que desviarse a la derecha por un vial que conduce a A Teixeira. Cuatro kilómetros más adelante hay un desvío para A Cruz y A Portela, esta última distante setecientos metros

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Sil, el Edo y una aldea que no existe