Emilio, un central de garantías

El exjugador del Rubián se ha convertido en un referente en la defensa lemista

.

monforte / la voz

Una de las mayores preocupaciones de la directiva del Club Lemos en verano fue reforzar el centro de la defensa. Pasaron las semanas y tan solo llegó Emilio Rodríguez. La entidad lo intentó, pero finalmente el entrenador, Edu Rodríguez, dio la alternativa a un jugador en el que confió ciegamente desde que fue a contratarlo, Emilio, al que puso como pareja en el centro de la retaguardia a Sergio Guitián.

La elección fue más que acertada. El monfortino se adaptó a la perfección y el exfutbolista del Rubián lleva camino de convertirse en uno de los mejores centrales del grupo tercera de la Primera Autonómica. Es, sin duda, una de las sensaciones de este equipo, y lo curioso es que también se trata de un jugador reconvertido. «Desde mi etapa de juveniles en el Calasancio no jugaba como central. Cuando me llamó Edu en verano ya me dijo que ese sería mi puesto, y la verdad es que me encuentro cómodo y creciendo día a día», señala Emilio Rodríguez.

El domingo ante el San Roque dentro del óptimo nivel que ofreció el Lemos, el exfutbolista del Rubián fue uno de los destacados. Expeditivo, con buena salida de balón y entregado, ese es Emilio Rodríguez, que admite que está contento por la confianza que le está dando el técnico. «Estoy muy satisfecho con la titularidad y con lo que estoy aportando al equipo. Mis compañeros me dicen que mejoro partido a partido, y estas afirmaciones me motivan para continuar trabajando y creciendo», añade Rodríguez.

El jugador destaca la buena trayectoria del equipo en la liga y enumera las claves. «Esta línea que seguimos se debe a que somos una auténtica familia y a la intensidad con la que disputamos los partidos, pero lo principal es nuestro juego con balón, que es la seña de identidad que impregnó Edu a este equipo», indica el central, que la próxima semana cumplirá 23 años.

Ganar jugando al fútbol

Emilio coincide plenamente con la idea de su entrenador. «Yo soy de los que apuesta por ganar jugando buen fútbol. Nosotros disfrutamos y la afición también», asegura el exjugador del Rubián.

Sobre las expectativas de este Lemos, Emilio dice: «Estamos trabajando bien y vamos en el camino correcto. No tenemos ninguna presión, porque nadie nos ha exigido el ascenso. Hemos de seguir el pelotón de cabeza, porque la liga se decidirá en las diez últimas jornadas».

 

El futbolista admite que no podía dejar pasar este tren

Emilio admite que se llevó una gran sorpresa cuando Edu lo llamó para ficharlo para el Club Lemos. «No lo dudé, porque además de ser mi primo, el proyecto que me presentó me atrajo mucho. No podía dejar pasar este tren», dice. Esta no es la primera vez en la que el Lemos se interesó por el futbolista. En la época de Martín Murado, su preparador de porteros, Santolao, le trasladó una propuesta para ficharlo. Al final, la proposición no lo convenció y se quedó en el Rubián. Sus inicios futbolísticos fueron en el Calasancio, club en el que coincidió con la mayoría de jugadores que están ahora en el Club Lemos.

Votación
2 votos
Comentarios

Emilio, un central de garantías