El incendio de Pantón, el más grave del año en el sur lucense

El fuego quemó cerca de 250 hectáreas, según la estimación de Medio Rural


monforte / la voz

El incendio forestal que se declaró a primera hora de la tarde del viernes en el municipio de Pantón quemó en total 248,96 hectáreas, según las estimaciones de la Consellería de Medio Rural. De esta superficie, 191,59 hectáreas fueron de monte raso y otras 57,37 de arbolado. El fuego quedó estabilizado hacias las cuatro y media de la madrugada de ayer y no se declaró controlado hasta las 18.17 horas. En las tareas de extinción -que seguían desarrollándose a última hora de la tarde- trabajaron 34 brigadas y doce agentes forestales con el apoyo de once helicópteros, dos aviones, tres palas excavadoras y veinte motobombas.

La superficie quemada hace que este incendio, en cuanto a extensión, sea el más importante de los que se han registrado en el sur lucense en lo que va de año, un período en el que han abundado los fuegos forestales. El episodio también revistió especial gravedad por el hecho de que las llamas se acercaron en algunos momentos a un centenar de metros de viviendas habitadas, aunque no llegó a ser necesario evacuar ninguna de estas casas.

En varios lugares

El alcalde de Pantón, José Luis Álvarez, dice que el gobierno local está seguro «ao cento por cento» de que el siniestro fue intencionado, al igual que otros del mismo tipo que se han venido registrado en los últimos tiempos en el municipio. «O lume comezou en tres lugares ao mesmo tempo», señala a este respecto. El regidor indica que de forma casi simultánea comenzó otro incendio -que alcanzó unas dimensiones mucho menores- en la parroquia soberina de Canaval, limítrofe con el municipio de Pantón. «Cando o incendio empeza en tantos sitios próximos, non hai dúbida de que é provocado», comenta. El inicio de estos fuegos, por otro lado, coincidió con una jornada de riesgo máximo en la que en la que en el valle de Lemos se registraron altas temperaturas y vientos fuertes y cambiantes.

El nuevo episodio viene a sumarse a otros que se han registrado en tiempos recientes en la misma zona. Uno de ellos fue el pasado 23 de julio, cuando se declararon a la vez dos incendios en las parroquias de Pantón y Siós que pudieron ser apagados con rapidez y quemaron en total 0,4 hectáreas. Poco antes se había producido otro pequeño incendio en la parroquia de Toldaos, la más afectada en el último de estos sucesos.

José Luis Álvarez apunta a este respecto que el gobierno municipal ya contactó no solo con los responsables de la Guardia Civil, sino también con la subdelegación del Gobierno, acerca de las posibilidades de atajar esta proliferación de fuegos. «Sabemos que hai algún descerebrado que está plantando lume xusto cando hai máis perigo e que estes días se teñen visto coches escondidos en varios lugares cerca dos incendios, pero non é fácil coller aos responsables», concluye.

El gobierno

local está «seguro

ao 100%» de

que el siniestro

fue intencionado

Un período muy seco y caluroso en que ardieron amplias superficies

La escasez de lluvias y las temperaturas inusualmente altas que se han venido registrando en el sur lucense desde el pasado invierno dieron pie a que se produjesen incendios importantes en épocas muy tempranas del año. Estos son algunos de los siniestros más graves de los últimos meses, en los que se registraron además numerosos fuegos forestales de menor entidad.

Quiroga. Entre el 22 y el 23 de abril, un incedio arrasó unas 180 hectáreas de monte en la parroquia de Outeiro. En la misma zona se había registrado un mes antes otro fuego que calcinó unas cincuenta hectáreas. El 19 de junio hubo en este municipio otro incendio en el que un trabajador de los servicios de extinción sufrió un serio accidente -del que salió ileso- al volcar una motobomba que conducía.

O Incio. El 24 de abril, un incendio quemó 152 hectáreas en este municipio, en la parroquia de Trascastro.

Folgoso do Courel. Pocos días después de este episodio, a finales del mes, se produjo un incendio en las proximidades de la localidad de Seoane que causó una gran inquietud, ya que durante las primeras horas avanzó hacia la Devesa da Rogueira, uno de los bosques autóctonos más valiosos de Galicia. El fuego fue extinguido a última hora por unos chaparrones que cayeron oportunamente en la zona.

Ribas de Sil. El 19 de julio, este municipio sufrió un incendio que quemó en torno a 125 hectáreas de monte raso y arbolado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El incendio de Pantón, el más grave del año en el sur lucense