monforte / la voz

Recientemente fue abierta y señalizada la ruta que lleva a la iglesia románica de Santa María de Pesqueiras, uno de los itinerarios más interesantes de la ribeira chantadina y el embalse de Belesar. El sendero aprovecha antiguos caminos que daban acceso a viñedos y soutos de castaños, y que más tarde fueron acondicionados para facilitar un acceso cómodo a toda esta zona.

El trazado de la ruta alterna entre extensos bosques de robles y castaños con zonas más abiertas de la ribera del Miño, con el el viñedo como principal protagonista del paisaje. En todo caso, su mayor interés estriba en la iglesia de Pesqueiras, que en tiempos fue un monasterio de monjas benedictinas. El templo conserva un valioso conjunto de murales renacentistas.

De la fundación de aquel convento no hay constancia documental, pero se sabe que a finales del siglo XV estaba anexionado al monasterio compostelano de San Paio de Altealtares. Un documento de 1290, que se conserva en ese monasterio, describe una compra realizada por la entonces priora de Pesqueiras, Elvira Ares (o Eanes), que por cuatro maravedíes se hizo con el patronato que ejercía sobre este convento un tal Rodrigo Arras.

Pero cuando probablemente conoció sus mejores tiempos fue en torno al año 1107, época en la que recibió donaciones de Ramón de Borgoña, conde de Galicia. Según una inscripción hoy desaparecida, el templo fue sometido a una importante restauración en torno al año 1120 a manos de un tal Juan Mateu. En todo caso, los especialistas creen que la fábrica románica que hoy se conserva data de la segunda mitad del siglo XII.

La primitiva fachada principal desapareció en su totalidad, debido a las sucesivas reformas del edificio a lo largo de su historia. Pero la decoración románica sigue visible en los muros laterales y el ábside. De esa época destaca una puerta con dos arcos de medio punto que se apoyan en columnas de fustes lisos, con capiteles ornamentados con motivos vegetales. De gran interés y valor artístico son también las pinturas murales de su interior, que están datadas entre el siglo XV y el XVI y representan diversas escenas bíblicas. La iglesia sufrió saqueos y en uno de ellos desapareció una valiosa pila bautismal de posible origen prerrománico. En el año 1950 había sido declarada monumento histórico artístico.

Comienzo del recorrido

El inicio de la ruta se encuentra a 1,2 kilómetros de la presa de Belesar, por la carretera que lleva a Pesqueiras y a San Fiz de Asma, en el municipio de Chantada. Justo en este punto kilómétrico y a la derecha de la carretera, parte un vial que lleva a la ribeira de Belesar y a la iglesia de Santa María de Pesqueiras. Unos paneles informativos indican del comienzo de la ruta.

El primer medio kilómetro avanza por un tupido bosque de robles y castaños. Después el bosque se abre y da paso a zona de viñedos en el lugar conocido por O Bacelo. El camino apenas ofrece desniveles durante 1, 2 kilómetros. Después inicia una fuerte subida hasta llegar, trescientos metros más adelante, al lugar conocido por O Inchabois. Es un punto estratégico hasta el que llegaban los carros tirados por parejas de bueyes para cargar las uvas que sacaban de las viñas de esta zona y también el vino que se elaboraba en las pequeñas bodegas situadas en esta parte de la ribeira, conocida por Os Lagares. «Era o mellor viño que se facía en toda a ribeira de Chantada», recuerda un vecino de Pesqueiras que todavía conserva viñas allí.

«A maior parte do viño -prosigue este vecino- facíase nos lagares situados ao lado das mesmas viñas, e logo había que subilo en pelellos ao carrelo ata O Inchabois». Era el lugar hasta el que podían llegar los carros, para que los viticultores lo trasladasen a continuación hasta las bodegas del pueblo.

Continuamos la caminata y al cabo de unos quinientos metros, se entra en un bosque de castaños centenario conocido por Souto de Vázquez. Seguidamente, por un camino a la izquierda, se accede a la iglesia de Santa María de Pesqueiras, situada a una treintena de metros. Una vez visitado el templo, la caminata continúa otros novecientos metros entre robles y castaños para finalizar en el mismo lugar en el que había empezado.

La longitud aproximada de esta ruta circular es de unos tres kilómetros y su dificultad es baja.

 Cómo llegar

Desde Chantada

Hay que salir por la carretera de San Fiz de Asma. En el kilómetro 4,7 hay un desvío a la izquierda en dirección al embalse de Belesar y en el 5,5 sale un vial también a la izquierda que lleva al inicio de la ruta.

Desde Escairón

Por la carretera LU-617 en dirección a Chantada. En el kilómetro ocho hay que desviarse a la derecha para Pesqueiras, y desde aquí proseguir en hacia el embalse de Belesar y San Fiz de Asma. En el kilómetro 11,2 y a la derecha, se se halla el inicio de la ruta de la iglesia de Santa María de Pesqueiras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

En los dominios de la priora Elvira