Un coloso controlado por muy pocos

Un coloso controlado por muy pocos

Un reducido número de operadores y un complejo sistema informático gobiernan la gran presa del Miño, que en tiempos llegó a tener hasta unos doscientos trabajadores