El alcalde dice que las inspecciones de Hacienda no afectan al valor catastral

Tomé cree que apenas tendrán efecto tras cinco años de revisiones municipales


MONFORTE / LA VOZ

En su último año de vigencia, el plan de regularización catastral de Hacienda llegará a Monforte. A lo largo del 2018, se sucederán las revisiones para tratar de localizar propiedades que dejan de tributar al no estar dadas de alta. El coeficiente del IBI aprobado en el pleno no sufrirá variaciones porque, precisa el alcalde, tampoco habrá cambios de valores con carácter general. Según señala, estas inspecciones solo tienen como objetivo dar de alta bienes no declarados o que lo están de forma irregular para pagar menos impuestos.

«Non se lle vai tocar aos valores, só buscan inmobles que non estean dados de alta. Nos concellos que non o solicitamos, fannos a revisión de oficio no último ano de vixencia do plan», explica Tomé. Las inspecciones que llevará a cabo Hacienda tendrán, a su juicio, poca relevancia en el caso de Monforte. «Ten que quedar moi pouco sen dar de alta despois da revisión que se encargou no anterior mandato», apunta.

Los últimos datos sobre las revisiones encargadas a la empresa que llevaba la recaudación en período ejecutivo cifran en algo más de 2.000 el número de propiedades que salieron a flote en este municipio entre enero del 2012 y diciembre del 2015.

El equipo de gobierno descartó a finales del pasado año acceder a la rebaja del IBI que pedía la oposición, pero el alcalde dejó la puerta abierta a una bajada de la contribución si Hacienda decidía modificar de oficio los valores catastrales.

La campaña para detectar bienes sin declarar afecta a tres municipios más de la zona sur

Cuatro de los once municipios de la provincia de Lugo en los que se desarrollará la campaña de regularización catastral están situados en el sur de la provincia de Lugo. Además de en Monforte, las inspecciones de Hacienda para localizar propiedades no declaradas se llevarán a cabo en O Incio, Ribas de Sil y Taboada. Los otros concellos lucenses en los que habrá inspecciones son Burela, Castroverde, Ourol, Palas de Rei, Pedrafita, Portomarín y Riotorto.

En los municipios del sur de la provincia en las que se realizaron, las revisiones arrojaron resultados llamativos. En Sober se produjeron 2.700 altas y en Pantón cerca de 3.000. No siempre se trata de edificaciones no declaradas. En muchos casos lo están, pero con menos pisos o con características constructivas diferentes de las reales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El alcalde dice que las inspecciones de Hacienda no afectan al valor catastral