Gerry Dawes, la lucha contra el «lado oscuro» de los vinos

Luis Díaz
LUIS DÍAZ MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

ROI FERNANDEZ

La edición americana del «Huffington Post» dedica un reportaje a uno de los grandes valedores de Ribeira Sacra en ese mercado

17 dic 2015 . Actualizado a las 19:39 h.

«Los modernos vinos de tempranillo me parecen un coñazo», decía Gerry Dawes, al comienzo de una entrevista en este diario, durante una de sus primeras visitas a la Ribeira Sacra. Corría el año 2007 y el crítico estadounidense alertaba allí donde querían escucharlo de los peligros de la parkerización. De la moda de los vinos que eran «copias o malas copias» de los preferidos del gran gurú da la globalización enológica. Ocho años después, Dawes sigue siendo políticamente incorrecto. «Odio los vinos chungos», sentencia en el reportaje que le dedica Brad Haskel en la edición americana del Huffington Post.

El artículo del diario digital se hace eco de la nueva aventura de Gerry Dawes, metido a importador en el proyecto Spanish artisan wine. Por su catálogo desfilan mayoritariamente vinos de pequeñas bodegas de Galicia. Producciones artesanales que enarbolan la bandera de su autenticidad frente a los vinos «desprovistos de terruño, con demasiado alcohol o envueltos en roble nuevo». Nada de vinos «chungos», de marcas en las que pesan más la tecnología y las estrategias de venta que el respeto por la singularidad de la viña.

Es una forma de ganarse la vida. Pero también, como indica Brad Haskel, una manera de seguir posicionándose frente «al lado oscuro» del vino contra el que lleva tanto tiempo despotricando. En esa batalla, dice el crítico del Huffington Post, Galicia se ha convertido «en la salvación espiritual para Gerry». Es el lugar en el que consiguió encontrar un puñado de grandes vinos «con pureza, tipicidad y poco o ningún uso del roble».