Gerry Dawes, la lucha contra el «lado oscuro» de los vinos

La edición americana del «Huffington Post» dedica un reportaje a uno de los grandes valedores de Ribeira Sacra en ese mercado


MONFORTE / LA VOZ

«Los modernos vinos de tempranillo me parecen un coñazo», decía Gerry Dawes, al comienzo de una entrevista en este diario, durante una de sus primeras visitas a la Ribeira Sacra. Corría el año 2007 y el crítico estadounidense alertaba allí donde querían escucharlo de los peligros de la parkerización. De la moda de los vinos que eran «copias o malas copias» de los preferidos del gran gurú da la globalización enológica. Ocho años después, Dawes sigue siendo políticamente incorrecto. «Odio los vinos chungos», sentencia en el reportaje que le dedica Brad Haskel en la edición americana del Huffington Post.

El artículo del diario digital se hace eco de la nueva aventura de Gerry Dawes, metido a importador en el proyecto Spanish artisan wine. Por su catálogo desfilan mayoritariamente vinos de pequeñas bodegas de Galicia. Producciones artesanales que enarbolan la bandera de su autenticidad frente a los vinos «desprovistos de terruño, con demasiado alcohol o envueltos en roble nuevo». Nada de vinos «chungos», de marcas en las que pesan más la tecnología y las estrategias de venta que el respeto por la singularidad de la viña.

Es una forma de ganarse la vida. Pero también, como indica Brad Haskel, una manera de seguir posicionándose frente «al lado oscuro» del vino contra el que lleva tanto tiempo despotricando. En esa batalla, dice el crítico del Huffington Post, Galicia se ha convertido «en la salvación espiritual para Gerry». Es el lugar en el que consiguió encontrar un puñado de grandes vinos «con pureza, tipicidad y poco o ningún uso del roble».

Verdaderos «grand cru»

Gerry Dawes realizó sus primeras visitas a Galicia como periodista gastronómico y asesor de restaurantes y vinotecas de Estados Unidos. «Él ha sido la fuente de muchos chefs notables. Thomas Keller, Norman Van Aken, Mark Miller, Terrance Brennan, Michael Chiarello, y muchos más», dice Brad Haskel en el Huffington Post. No es el único que ha reparado en la singularidad del catálogo del Spanish artisan wine. El influyente crítico John Gilman le dedicó un amplio reportaje en su boletín digital View from de cellar, tras acompañar a Dawes en un viaje por varias denominaciones de origen gallegas.

Ribeira Sacra es, de todas ellas, la que tiene mayor presencia en el catálogo. Hay marcas del enólogo Roberto Regal y de las bodegas Sabatelius, Viña Cazoga, Don Bernardino y Décima. «Viña Cazoga tiene la complejidad y la fuerza de los viñedos únicos de Gevrey-Chambertin», apunta Brad Haskel en su reportaje. Gerry Dawes también comercializa en Estados Unidos albariños de la asociación de bodegueros artesanos de la zona de O Salnés y vinos de las bodegas D?Berna (Valdeorras), Triay (Monterrei) y Finca Teira (Ribeiro).

«No tengo ningún problema en decir que los albariños que llevo de la asociación de bodegas artesanas son vinos de la estatura de los grand cru franceses. Tengo otros en Monterrei, Ribeiro, Valdeorras y Ribeira Sacra -muchos en este caso- igual de superiores. Pero no voy a contar más sobre ellos porque se agotaría el vino que está reservado para Estados Unidos», comenta Gerry Dawes, medio en broma medio en serio, al hilo del artículo en el Huffington Post.

No parece haber grandes secretos en la caza de talentos para el catálogo del Spanish artisan wine. «Son viticultores con viñedos propios que saben cuidar el mosto y convertirlo en gran vino, usando levaduras autóctonas y sin la mínima interferencia en la bodega. No hay ningún vino en el catálogo que sea igual que otro», explica Dawes. La antítesis enológica del temido lado oscuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Gerry Dawes, la lucha contra el «lado oscuro» de los vinos