monforte / la voz

Aunque el hecho no es muy conocido fuera del mundo de los aficionados a este tipo de actividades, el cañón del Sil es desde hace tiempo una zona predilecta para los amantes de la escalada deportiva. Los escaladores empezaron a frecuentar estas escarpadas laderas a principios de los años setenta. Las visitas fueron esporádicas hasta comienzos de los noventa, pero desde entonces se abrieron nuevas áreas de escalada y la fama del cañón se fue agrandando. Hoy la zona goza de cada vez más popularidad y atrae a numerosos visitantes de otras comunidades.

El ourensano Miguel Feijoo -bombero profesional, antiguo directivo de la Federación Galega de Montañismo y responsable de la empresa especializada Bágoa Negra- es uno de los escaladores que más han contribuido a equipar nuevas vías de escalada en el cañón, junto a Alfonso Böck. Según explica, la práctica de este deporte se limitó al principio a la margen ourensana del río, pero más tarde se abrieron dos nuevas zonas en el lado lucense, dentro del término municipal de Pantón.

Feijoo apunta que este territorio ofrece unos atractivos muy especiales para los aficionados. «En España hay otras zonas de escalada cerca de ríos, pero ninguna está en uno tan grande y tan espectacular como el Sil», apunta. «Además, aquí existe la posibilidad de llegar en una embarcación a los puntos de partida en vez de hacerlo a pie, porque algunos de esos lugares son inaccesibles por tierra, y eso supone una experiencia prácticamente única», agrega.

En verano y en invierno

La escalada se puede practicar a lo largo de todo el año en las diversas zonas que se acondicionaron hasta ahora para ello. Pero la orientación del cañón y la diferente incidencia de los rayos solares en sus márgenes hace que la orilla ourensana sea más apta para los meses cálidos. La orilla lucense, más soleada, es apropiada para el invierno.

En el cañón del Sil, dice Feijoo por otro lado, hay paredes graníticas muy interesantes para la escalada que aún no fueron abiertas y dotadas del equipamiento necesario. Sin embargo, la apertura de nuevas vías está condicionada por el hecho de que la zona pertenece a la Red Natura y además está considerada como hábitat del águila real.

Para acondicionar las vías de escalada que están disponibles en la actualidad se establecieron acuerdos con los responsables del programa de conservación de esta especie y con la Dirección Xeral de Conservación da Natureza. «Ahora estamos pendientes de que se elabore una regulación general en todo el cañón para compatibilizar al máximo la escalada con la conservación de sus valores naturales», añade Feijoo.

Votación
11 votos
Comentarios

Colgados del cañón del Sil