Compadres entre el Gordo y la protesta

El premio del Niño y la crisis inspiraron a los tradicionales muñecos de Carnaval


MONFORTE / LA VOZ

Aunque las condiciones meteorológicas no se mostraron especialmente propicias, los tradicionales compadres volvieron a anunciar a ayer la llegada del Carnaval a la comarca de Lemos. Como cabía esperar, el reciente Gordo de la lotería del Niño sirvió de inspiración a algunos de los conjuntos de figuras burlescas que pudieron verse ayer en diversas localidades. Fue el caso de Sober, uno de los municipios más beneficiados por el premio. Un grupo de veinticuatro compadres representando a otros tantos vecinos estuvieron festejándolo en la plaza del Concello. La figura del alcalde, Luis Fernández Guitián, hacía girar un pequeño bombo de lotería junto a la puerta de la casa consistorial. En la parroquia monfortina de Ribas Altas, otro numeroso conjunto de compadres favorecidos por la lotería -y supuestamente liberados de sus obligaciones- se distraían pintando cuadros.

En la calle monfortina de San Pedro, el dinero de la lotería se empleó en un proyecto más ambicioso: la construcción de una base espacial presidida por un cohete de varios metros de altura a punto de despegar y echando humo. Al pie de la aparatosa nave se agolpaban diversos tipos de visitantes atraídos por el Gordo, entre los que había concesionarios de automóviles -mostrando modelos en miniatura-, representantes de bancos y empresas inmobiliarias, corredores de seguros y funcionarios de la Agencia Tributaria.

Tono reivindicativo

En el barrio de Rioseco, también en Monforte, los compadres no celebraron el Gordo, sino que adoptaron un tono más crítico y protestaron por la actual situación situación socieconómica con una pancarta que rezaba «O banco rouba e o goberno engana, e os veciños traballamos para pagar a derrama». Las figuras situadas junto a la pancarta, provistas de guadañas y hoces, se dedicaban a segar hierba y a cargarla en un carro.

En la plaza de España, en vez satirizar la lotería o la crisis, los compadres representaron festivamente a la corporación municipal. Los concejales aparecieron transformados en los participantes de un supuesto concurso gastronómico televisivo denominado Concello Chef, encabezado por Chicote Severino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Compadres entre el Gordo y la protesta