Un fin de semana de fiesta


Cuando hace dos años el equipo de voleibol A Pinguela descendió a Superliga 2 -algo así como bajar de primera división a segunda en el mundo del futbol- supuso un duro revés para todos los integrantes y seguidores del equipo. Pero este año toca la revancha. Aunque las jugadoras consiguieron el ascenso hace una semana contra Miranda, las celebraciones, al menos las más importantes, no llegaron hasta este sábado con el final de la liga. Final en casa y con triunfo para redondear la jugada. Nada más acabar el partido la alegría desbordó el pabellón de A Pinguela y ya no paró. Esa noche jugadoras, directivos y algún allegado disfrutaron de una cena en el restaurante A?????Ronda que vendría seguida de una larga noche de fiesta. Y debió ser larga por las gafas de sol que buena parte de las jugadoras lucían el domingo en el homenaje que les hicieron antes del partido entre el Lemos y el Bergantiños. El cansancio aún se dejaba ver ayer cuando las jugadoras, con la capitana, Verónica Contreras a la cabeza, acudieron al ayuntamiento a entregar -simbólicamente- la copa al alcalde de Monforte. Hacen bien, no todos los días se asciende a la élite de voleibol estatal.

Muchos de los chavales que asistieron a ese último partido de liga en A Pinguela, participaban ayer en una plantación de arboles en el arbolario que se está creando en la zona de A Recosta, en la monfortina parroquia de Piñeira, con motivo de la celebración del Día Forestal Mundial. En total 202 niños de nueve centros escolares plantaron con la ayuda de los trabajadores municipales de Medioambiente once nuevas especies entre las que estaban alguna clase de abeto, una tuya, un liquidámbar o un abedul. Para explicarles a los niños las características de cada nueva planta estaba por allí el técnico municipal Juan Carlos Prado , que acompañado de la concejala Maribel Sánchez dieron respuesta a todas las preguntas de los pequeños. Menuda Pieza. Pequeña no es precisamente una de las cualidades de la trucha que el pescador ourensano Víctor Fernández capturó este fin de semana en O Courel. A ojo de buen cubero seguramente pase de los dos kilos de peso. Nos cuenta Arturo Ceide , el conocido pintor monfortino, que Fernández se hizo con ella en el río Lor a la altura del puente del Bao en la zona del castro de Vilar. Ahora, unas lonchas de jamón, sal, aceite, al horno y...

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Un fin de semana de fiesta