Alejandro Martín, hematólogo e investigador: «El linfoma puede aparecer a cualquier edad»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

Alejandro Martín García-Sancho es investigador del Servicio de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca.
Alejandro Martín García-Sancho es investigador del Servicio de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca. La Voz de la Salud

El doctor, investigador del Servicio de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, destaca los avances logrados frente a esta enfermedad en los últimos años y cómo se ha logrado multiplicar la supervivencia

15 sep 2022 . Actualizado a las 13:34 h.

Los linfomas son un tipo de cáncer que ataca a las células del sistema linfático, una herramienta clave del sistema inmunitario que está constituida por la linfa, los vasos linfáticos, los ganglios linfáticos, el bazo, las amígdalas, el timo y la médula ósea. Tal y como explica la Sociedad Española de Oncología Médica, «dadas las múltiples localizaciones del sistema linfático, la degeneración cancerosa puede presentarse en cualquier parte de nuestro organismo, con implicación de los órganos linfáticos comentados o más raramente en otras localizaciones orgánicas».

Se trata, por lo tanto, de un tipo de cáncer que requiere tratamientos específicos centrados en atacar a las células malignas sin comprometer al resto del organismo. Esto es algo de lo que se está desarrollando en el ámbito hematológico. En el Día Mundial del Linfoma, el doctor Alejandro Martín García-Sancho, investigador del Servicio de Hematología del Hospital Clínico Universitario de Salamanca, nos cuenta cómo será el futuro de esta enfermedad.

—¿Se trata de un tipo de cáncer frecuente entre la población?

—Sí, es uno de los cánceres más frecuentes. Se estima que suele haber unos 13 casos por cada 100.000 habitantes y año. Si consideramos todos los tipos de linfoma juntos, el linfoma es el cáncer hematológico más frecuente.

—Escuchamos hablar de linfoma de Hodgkin, de linfoma de no Hodgkin, ¿por qué esta diferenciación?

—En realidad, tipos de linfomas hay muchos, más de 40 o 50 tipos. Pero, a grandes rasgos, sí que se pueden dividir en dos o o tres tipos. Su clasificación va a depender si la enfermedad viene de los linfocitos B o de linfocitos T. En nuestro medio, son mucho más frecuentes los linfomas B que los T. Esto serían los linfomas de no Hodgkin, pero luego existe también el linfoma de Hodgkin. A su vez, dentro de todos los linfomas B, hay unos que podríamos definir como agresivos o de alto grado de malignidad, que siempre hay que tratarlos, pero son curables con el tratamiento. Sin embargo, hay otros que llamamos de bajo grado de malignidad o indolentes, que no siempre necesitan tratamiento y se suelen considerar incurables porque los pacientes recaen con el tiempo. Pero son linfomas con una supervivencia muy larga y a veces no hay siquiera que tratarlos.

—¿Y por qué razón en nuestro medio es más común el de linfocitos B?

—La incidencia parece guardar relación con la variación geográfica. Por ejemplo, en Asia o en Sudamérica son más frecuentes los linfomas T. Seguramente influya algún agente medioambiental o algún agente infeccioso, pero lo que está claro es que en nuestro medio son mucho más frecuentes los linfomas B. Con diferencia.