¿Artritis o artrosis? Así puedes distinguirlas

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

ENFERMEDADES

artritis
La Voz de la Salud | iStock

La artrosis es la más frecuente, afectando a unos 7 millones de personas en España

12 ene 2022 . Actualizado a las 18:31 h.

La artritis y la artrosis son enfermedades reumáticas que afectan a las articulaciones. Aunque existe un solapamiento entre ambas, se trata, en realidad, de patologías totalmente distintas. Te explicamos las diferencias entre las dos y cómo detectar cada una de ellas.

La clave para distinguir ambas enfermedades está en sus sufijos: si la raíz compartida «artr» viene de «articulación» en griego, la terminación -itis indica inflamación, mientras que -osis hace referencia a una degeneración o un desgaste. Entonces, queda claro que ambas enfermedades afectan a las articulaciones, pero de formas distintas, aunque los síntomas se puedan llegar a parecer mucho.

La artritis

La artritis es una inflamación de la membrana sinovial, un tejido firme y elástico que recubre el interior de las articulaciones y reduce la fricción entre el cartílago y las otras estructuras que la conforman. Con esta membrana inflamada, se produce un dolor continuo y un enrojecimiento en la articulación, además de otros síntomas que acompañan el cuadro, como la rigidez y la deformación que impide o limita el movimiento.

Existen más de 100 tipos diferentes de artritis que pueden afectarnos en distintos momentos de la vida. La inflamación que la caracteriza «es el síntoma de muchas enfermedades reumatológicas, como la artritis reumatoide, la espondiloartritis, la gota, la condrocalcinosis, el lupus, o el síndrome de Sjögren, entre muchas otras. Es la inflamación de una articulación, que aparece roja, hinchada, caliente y dolorosa. Puede aparecer en personas de todas las edades, desde niños hasta ancianos», explica la doctora Cristina Macía, portavoz de la Sociedad Española de Reumatología y reumatóloga del Hospital Universitario Severo Ochoa de Leganés.

En la artritis, el dolor es constante y no mejora con el reposo. Suele presentarse de forma simétrica, es decir, afecta a la misma articulación a izquierda y derecha del cuerpo. «Una persona puede tener solo una articulación inflamada, o varias a la vez (poliartritis)», dice Macía. El dolor y la rigidez suelen ser más intensos tras permanecer mucho tiempo inactivo, por ejemplo, al levantarnos por la mañana. «La artritis típicamente produce un dolor inflamatorio: mejora con el movimiento y se desencadena con el reposo, generando rigidez de más de 30 minutos de duración», señala Macía. Al dolor articular se pueden sumar otros síntomas como cansancio, fiebre y pérdida de peso. El paciente puede combinar épocas más llevaderas, en las que la patología remite, con otras más duras en las que los síntomas son más intensos.