Una solución duradera para Gaza

Carl Bildt

INTERNACIONAL

MABEL RODRÍGUEZ

Uno de los requisitos es poner fin al bloqueo que ahoga a los habitantes de la Franja

30 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Durante mucho tiempo, Gaza ha sido uno de esos problemas geopolíticos que todos desearían que, simplemente, desapareciera. Sin duda, Israel preferiría aislar el enclave palestino -tanto de su propio territorio como de su memoria colectiva-. Y, a pesar de las declaraciones ocasionales en sentido contrario, Egipto tiende a pensar de la misma manera. Cada vez que se ha vuelto a hablar sobre la necesidad de buscar la paz en la región, Gaza es, casi siempre, la temática que se relega a un segundo plano.

Es cierto que las agencias de ayuda humanitaria publican regularmente detallados informes acerca de las nefastas condiciones que enfrentan los dos millones de habitantes de Gaza: están atrapados en uno de los lugares más densamente poblados y con menos recursos de la Tierra. Aún así, la audiencia sobre este tipo de situaciones de privación y desesperación tiende a disminuir cada vez que surge una nueva crisis humanitaria en otro sitio que acapara la atención del mundo. La solución duradera para el sufrimiento de Gaza permanece, por tanto, siempre oculta.

El actual estallido de violencia sigue un patrón conocido: Hamás y sus aliados disparan ráfagas de cohetes contra Israel, que responde con oleadas de ataques aéreos. Tras cada uno de esos conflictos, el último de ellos en el 2014, la situación vuelve a su resquebrajado statu quo. La comunidad internacional pronto retorna a actuar con normalidad, la situación humanitaria en Gaza se deteriora aún más y, finalmente, el ciclo se repite.