«Asesino es realmente el Gobierno de Colombia»

héctor estepa BOGOTÁ / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Nathalia Angarita | Reuters

La frustrada reforma fiscal de Iván Duque ha generado una movilización en las calles difícil de aplacar

08 may 2021 . Actualizado a las 10:10 h.

La manifestación avanza sin demora por la avenida séptima, arteria principal de Bogotá, que une barrios de clases populares con las zonas más adineradas. Los colores imperantes son el amarillo, azul y rojo de la bandera colombiana. Algunos llevan la enseña al revés, anudada al cuello, en señal de protesta contra el Gobierno. «Están matando a la gente por hambre. Por desigualdad. Los asesinos realmente son el Gobierno», proclama una de las manifestantes.

Las marchas iniciaron por una polémica propuesta de reforma tributaria, que aumentaba la base de cotización y los impuestos a servicios básicos. El cuestionado presidente, Iván Duque, retiró el texto el pasado domingo, pero las manifestaciones continúan.

Y es que el descontento en Colombia es mayor que el generado únicamente por la reforma, sobre todo después de las denuncias de violencia policial, en unas protestas que dejan ya 24 muertos, según la Defensoría del Pueblo.

La Fiscalía relaciona a la policía con, al menos, 11 de los muertos. «Nos están masacrando. Estamos cansados de la represión. La policía viene a dañar la protesta. Hay muchos infiltrados. Tratan de dividir al pueblo y reprimirnos para que no marchemos», comenta la estudiante de Medicina Alejandra García, mientras sostiene la bandera. Rechaza que el Gobierno llame vándalos a quienes se mantienen en las calles, aunque matiza. «Yo sí estoy de acuerdo en que se utilice un poco de violencia. No contra el pueblo, sino contra las personas que están arriba. No creo que en la toma de la Bastilla ellos hayan dicho que no iban a romper un cristal», argumenta. «Vándalo no creo que yo sea. Estamos tratando de mejorar Colombia. Creo que más vándalos son ellos, que se roban la plata de todos nosotros», añade.

La mayoría de quienes se manifiestan son jóvenes. Denuncian no tener futuro. «Necesitamos oportunidades. Aquí no hay salidas laborales y todo el mundo busca irse. La pobreza está en todos los lugares», comenta la estudiante Luisa Larrate, que asegura estar buscando la forma de abandonar Colombia.

El comité de paro ha redactado un documento con siete exigencias para dejar la calle, entre ellas el desmantelamiento de la policía antidisturbios, el establecimiento de una renta básica y matrícula universitaria gratuita.

Daño a la convivencia

Las protestas han afectado a la convivencia de la población. Muchos, alejados de las protestas, critican también los destrozos de mobiliario urbano y ataques a estaciones de policía -un agente murió durante un saqueo- ocurridas en los últimos días.

«La convivencia está rota, pero siento que puede estar reconstruyéndose», asegura otro de los manifestantes, un actor que no quiere dar su nombre. Sus padres son seguidores del expresidente Álvaro Uribe, mentor de Duque. «Se siente la tensión. Yo he hecho llorar a mi madre. Tu casa es el reflejo de la convivencia que tienes en la calle», lamenta.

«Uribe es un paramilitar. Él ya fue. Todo bien. Ya hizo lo que tenía que hacer. Escucho a mis viejos y me dicen que el país cambió con Uribe. Porque pudieron viajar, y salir a las carreteras del país. Y yo lo entiendo. Maravilloso. Pero ya está. Ya no entiendo la razón de querer seguir en la política y continuar haciendo de las suyas. Es un cáncer. Le puso a una generación que vivió con miedo unas leyes económicas que nosotros rechazamos porque no tenemos miedo», agrega.

Duque ha iniciado reuniones con líderes políticos, pero quienes protestan dicen no estar representados en esos debates y aseguran que seguirán en la calle.