La CDU alemana comienza a marcar el rumbo político para sobrevivir a Merkel

El centrista Armin Laschet lanza su liderazgo para lograr apoyo popular

El líder de la CDU, Armin Laschet, comenzó un rumbo propio hacia las elecciones
El líder de la CDU, Armin Laschet, comenzó un rumbo propio hacia las elecciones

Berlín / E. La Voz

Aunque la canciller Angela Merkel permanecerá en el cargo hasta que se forme el próximo Gobierno alemán tras las elecciones del 26 de septiembre, los conservadores de la Unión Cristianodemócrata (UCD) han empezado poco a poco a separarse de la que ha sido su líder durante tres lustros. Y lo hace de la mano de su presidente, Armin Laschet, quien pronunció este martes un discurso con el que busca marcar un rumbo propio. Tras las derrotas de las elecciones regionales en Baden-Württemberg y Renania-Palatinado, donde las conservadores encajaron la peor derrota de su historia en estos länder, Laschet lanzó su liderazgo en busca de mayor apoyo popular.

La falta de liderazgo de un partido anclado en la figura de Merkel -que ya no guiará a los conservadores pues se retirará de la política después de las elecciones- pasó factura a la CDU en estas regiones. Pero también pesaron los recientes casos de corrupción que salpicaron al partido, por negocios ilegales con mascarillas de tres de sus parlamentarios.

Las alarmas venían sonando desde hace dos semanas. «Somos los más capacitados para superar los estragos causados por una pandemia que ha mostrado, además, nuestras debilidades», afirmó Laschet en un acto virtual que él mismo calificó de «pistoletazo de salida» para un nuevo programa electoral ante las generales. 

Centrismo europeo

«Soy un europeísta apasionado, por experiencia y convicción», se presentó ayer Laschet. Al mostrarse por primera vez como un hombre de acción no solo se separa de Merkel, sino que busca también marcar perfil ante Markus Söder, el líder bávaro que podría disputarle la candidatura conservadora a la Cancillería.

A Laschet, que fue eurodiputado, se le identifica con el centrismo europeísta de Merkel, mientras su homólogo bávaro consta como más derechista y menos favorable a las transferencias económicas hacia los países del sur de Europa. La disputa por la candidatura deberá resolverse antes del verano. Para el líder conservador, «Alemania debe volver a ser la farmacia del mundo», al lamentar que, en estos y otros sectores, China haya tomado la delantera. Hay que poner fin, además, a un exceso de «regularización» que perjudica a mercados como el farmacéutico y el químico, cuya relevancia sacó a la luz la pandemia.

Laschet siguió así la línea de su partido de crítica con algunos länder, a los que exige más rigor frente a la pandemia, y abogó por recuperar la vía federal para meter en vereda a algunas regiones, como ya dejó entrever Merkel. La canciller está preocupada por el alza de casos de contagios por coronavirus a pesar de unas restricciones que mantienen el turismo, la cultura y la hostelería cerrados en el país desde noviembre. La incidencia se encuentra en 136,6 casos semanales, luego de varias semanas subiendo.

La frustración de la población crece, y achacan parte de la responsabilidad a su Gobierno. Según las principales encuestas, la CDU/CSU sigue en primera posición en intención de voto (con un 28 %), pero ha cedido cinco puntos en tres semanas; los Verdes han subido al 22 %, cinco puntos por delante de los socialdemócratas, socios de coalición en el Gobierno federal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La CDU alemana comienza a marcar el rumbo político para sobrevivir a Merkel