Al final, toda la jugada se ha quedado en nada, o eso parecía ayer por la noche. La crisis política italiana abierta por Matteo Renzi, dirigente del partido de centro-izquierda Italia Viva (IV), iba camino de resolverse volviendo al punto de partida: IV regresaría al Gobierno con los mismos socios, el Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático (PD), y con el mismo primer ministro al que ha intentado descabalgar, Giuseppe Conte. Seguramente habrá algún tipo de nuevo pacto, de documento político, lo que sea para dar la impresión de que no ha ocurrido lo que ha ocurrido: que un socio de gobierno ha intentado liquidar al primer ministro y que tanto los rebeldes como los otros socios de gobierno son tan débiles políticamente que prefieren fingir que se han perdonado con tal de no ir a unas elecciones que, cierto es, serían un disparate y una falta de consideración en una situación de emergencia sanitaria como la que atraviesa el país.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Renzi fracasa en su maniobra