La ultraderecha portuguesa gana peso en las elecciones regionales de las Azores

Chega, el partido de André Ventura, se convierte en clave para dar el gobierno del archipiélago al PSD de Rui Rio

Rui Rio, líder del PSD portugués
Rui Rio, líder del PSD portugués

Lisboa / Corresponsal

Durante los últimos años, la mayoría de los analistas lusos miraban para España, Francia o Italia y repetían que Portugal era diferente y una excepción porque la extrema derecha no tenía el impacto alcanzado en el resto de Europa y los acuerdos con los partidos de centroderecha para gobernar no se vislumbraban en el horizonte. Nada más lejos de la realidad. Un año después de que la ultraderecha de André Ventura llegase por primera vez al Parlamento de Lisboa, con un diputado, su partido, Chega —que significa basta—, sigue creciendo, gana peso en el panorama político portugués y ha sido decisivo para que el PSD de Rui Rio, de centroderecha, haya alcanzado hace unos días la presidencia regional de las Azores, sin ganar las elecciones autonómicas, en las que venció el Partido Socialista.

El acuerdo entre el PSD, el conservador CDS-PP, Iniciativa liberal y Chega ha permitido forjar esta «geringonça a la derecha», como se la denomina en Portugal, en el archipiélago de las Azores, que había sido el feudo del Partido Socialista durante los últimos quince años.

Este primer acuerdo entre los partidos de centroderecha y la extrema derecha en Portugal para gobernar las Azores ha causado mucha polémica en el país porque abre el camino a otras alianzas en el futuro, en las próximas elecciones municipales y generales, como ha reconocido el líder del PSD, Rui Rio. Figuras relevantes del PSD como uno de sus expresidentes, Luís Marques Mendes, y los exministros de los Ejecutivos de Durão Barroso y Passos Coelho, Nuno Moráis Sarmento, Moreira da Silva, y Paula Teixeira da Cruz, han criticado duramente a Rio por «cruzar la línea roja que había asegurado que no atravesaría al pactar con la ultraderecha en Azores y manifestar su disposición a futuros acuerdos de ámbito nacional», según ha declarado Marques Mendes en su comentario televisivo semanal en la SIC Noticias.

Chega fue fundado a comienzos del 2019 por el abogado André Ventura, quien perteneció al PSD, donde alcanzó proyección mediática con sus comentarios deportivos en la televisión CMTV y sus opiniones racistas sobre los gitanos y los inmigrantes, durante la campaña para las elecciones municipales del 2017, en las que él era candidato a la alcaldía de Odivelas, ciudad dormitorio próxima a Lisboa. Estas intervenciones motivaron su salida del partido por la puerta de atrás y el posterior nacimiento de Chega.

Desgaste de Rebelo de Sousa

En las generales del 2019, Chega obtuvo el 1 % de los votos, y un año después, en las regionales de Azores, ha superado el 5 %. La prueba de fuego para André Ventura serán las elecciones presidenciales de enero del 2021, en las que se presenta como candidato. Las encuestas le dan un 9 % de la intención de voto, que podría superar incluso el 10 % por el desgaste por la pandemia del presidente de la República, Rebelo de Sousa, que opta a la reelección y al que todos los sondeos sitúan como favorito.

Ventura ha conseguido captar la atención de los descontentos con el sistema político, con la corrupción, con las desigualdades y con la crisis económica en la que está sumido Portugal por el covid-19. En su contra, están los problemas internos en su formación, que han comenzado a surgir durante los últimos meses, como se vio, hace unos meses, en el primer congreso del partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La ultraderecha portuguesa gana peso en las elecciones regionales de las Azores