«Poder votar nos ayuda a sentirnos más humanos»

Héctor Estepa MIAMI / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

Tras trabajar como agente de seguridad de una cárcel, Dexter terminó en prisión por falsificar unos cheques para poder seguir estudiando
Tras trabajar como agente de seguridad de una cárcel, Dexter terminó en prisión por falsificar unos cheques para poder seguir estudiando Héctor Estepa

Unos 1,6 millones de presos tendrán por primera vez ese derecho

15 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Su nombre es Dexter Gunder, pero le llaman Chico. Los tatuajes de sus brazos son testigos de una vida difícil. Voz grave, mirada dura, pero piadosa. Jerga de barrio del sur de la Florida. Camiseta de Chucky y rosario al cuello. Chico es un tipo peculiar, como también lo ha sido su vida. Trabajaba como miembro del equipo de seguridad de una cárcel, y acabó en prisión -en otra, afortunadamente para él- después de haber rellenado, de forma ilegal, unos cheques para poder seguir estudiando. Pasó cinco años entre rejas, y ahora, a sus 41, ayuda a antiguos presidiarios, o «ciudadanos retornados», como él los llama.

Pertenece a la Coalición de Restauración de Derechos de Florida, que logró, el año pasado, la aprobación de una ley para que los antiguos condenados por delitos graves y crímenes, excluyendo asesinos y violadores, pudieran votar. El sureño era uno de los cuatro estados que no se lo permitía. Chico no podrá todavía hacerlo, porque debe cumplir un tiempo de condicional, pero ayuda a los más de 1,6 millones de antiguos condenados y presos de Florida a ejercer su restaurado derecho al voto.

-¿Saben los expresos que se ha restablecido su derecho al voto?

-La mayoría de la gente lo sabe, porque es a nivel nacional. Están muy interesados en votar. El problema que tenemos ahora es que, desde que se aprobó la ley, han impedido a los compañeros registrarse porque deben pagar todavía los impuestos y los costos de sus procesos judiciales. Por eso estamos intentando ayudar a que los compañeros paguen sus facturas. Tenemos muchos donantes que nos han ayudado, como Michael Bloomberg, LeBron James y el equipo de baloncesto de los Miami Heat. Hasta ahora hemos conseguido más de cinco millones de dólares.