En principio, la crisis de Bielorrusia parece fácil de interpretar. Su perenne presidente Alexánder Lukashenko ha falsificado las elecciones del 9 de agosto, a ello han seguido protestas pidiendo el fin de su régimen, y ahora el presidente Vladimir Putin ofrece el apoyo de sus fuerzas de seguridad «en caso de que la situación se vuelva fuera de control». Como en el caso de Ucrania en 2013-14, el Kremlin no tolera la posibilidad de que las fronteras de la OTAN lleguen hasta las de Rusia y estaría dispuesto incluso a invadir Bielorrusia para mantener a su aliado Lukashenko en el poder.

Gracias por leer La Voz de Galicia

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a todas las noticias de la web y la app, lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y consulta la hemeroteca
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Lukashenko no es indispensable para Putin