La pandemia alza a Marcus Söder como sucesor de Angela Merkel

patricia baelo BERLÍN / E. LA VOZ

INTERNACIONAL

LINO MIRGELER

El primer ministro de Baviera es el segundo político mejor valorado, solo por detrás de la canciller alemana

27 jul 2020 . Actualizado a las 09:26 h.

Las quinielas estaban echadas, y llegó el covid-19 y lo puso todo patas arriba. Incluida la carrera por la sucesión de Angela Merkel al frente de la cancillería alemana, cuando la dama de hierro se retire, a más tardar al final de la presente legislatura. A principios de año había dos claros favoritos para liderar la Unión Cristianodemócrata (CDU) tras la renuncia de Annegret Kramp-Karrenbauer y optar a la jefatura del Gobierno de cara a las elecciones de 2021: Armin Laschet, representante del ala conservadora moderada, y el abogado Friedrich Merz, que insiste en que el partido vire aún más a la derecha. Ambos, hombres, oriundos del land más poblado del país, Renania del Norte-Westfalia, y rondando los 60 años de edad, medirían fuerzas en el congreso extraordinario que iba a celebrar la CDU los pasados 25 y 26 de abril.

Sin embargo, la pandemia obligó a cancelar la cita y posponer la cuestión sucesoria hasta diciembre, cuando se prevé que tenga lugar el congreso anual de la formación. Pero, además, la crisis ha catapultado a un tercer aspirante. Se trata de Markus Söder, líder de la CSU y primer ministro de Baviera, el land alemán más afectado por el covid-19, que se ha adelantado en su gestión y desmarcado del resto de los jefes de Gobierno regionales desde el principio. 

Cierre de colegios y test

Lo hizo cuando optó por cerrar los centros educativos, y al día siguiente le siguieron el resto de los länder, o cuando decretó el aislamiento obligatorio, al que después se sumaron otros estados, como el Sarre. Su última propuesta, ofrecer test gratuitos en los aeropuertos de Baviera a quienes regresan de vacaciones, entrará en vigor muy pronto.