Biden desafía el «America First» de Trump con un plan económico nacionalista

El exvicepresidente promete invertir 700.000 millones en la compra de productos fabricados en EE.UU.

Donald Trump, este viernes, al partir desde Washington hacia Florida
Donald Trump, este viernes, al partir desde Washington hacia Florida

El exvicepresidente de EE.UU. Joe Biden, virtual candidato demócrata para las elecciones de noviembre, desveló un plan económico de 700.000 millones de dólares destinado a impulsar la manufactura estadounidense mediante la compra de productos nacionales.

El plan, bautizado Reconstruyámoslo mejor (Build Back Better), supone un desafío directo a la agenda del presidente estadounidense, Donald Trump, cuyo lema es «EE.UU. primero» (America first), según recoge Efe.

En un discurso en el estado clave de Pensilvania, Biden señaló que la respuesta de Trump a la pandemia del coronavirus solo ha servido para empeorar la economía y prometió que si él gana los comicios de noviembre creará cinco millones de empleos, además de restaurar los puestos de trabajo perdidos durante esta crisis.

Estimular la innovación

El objetivo de Biden es usar la política fiscal para estimular la innovación tecnológica, reducir la dependencia de otros países como China y «reconstruir la clase media» con políticas tributarias que también ayuden a pequeños y medianos negocios, no solo a los grandes.

«Cuando el Gobierno federal usa el dinero de los contribuyentes, hay que emplearlo en comprar productos estadounidenses y apoyar trabajos estadounidenses», manifestó Biden ante una enorme bandera nacional colocada de fondo.

Además, el líder demócrata propuso reforzar unas normativas llamadas «Comprar Estadounidense» (Buy American) que obligan al Gobierno federal a adquirir dentro de EE.UU. una serie de productos para impulsar la economía interna, algo que ha provocado en el pasado quejas de otras naciones por no respetar las reglas del libre comercio internacional.

Las propuestas de Biden son mucho más nacionalistas que las formuladas en otras ocasiones por los demócratas y muestran el giro radical que ha experimentado la política estadounidense en los últimos años con ambos partidos —el Demócrata y el Republicano— dejando atrás la globalización y el libre comercio para abrazar ideas proteccionistas.

Biden dio su discurso en una fábrica metalúrgica de la localidad de Dunmore (Pensilvania), cerca de la casa en la que creció, en la ciudad de Scranton, un lugar al que el exvicepresidente suele referirse en sus discursos para enfatizar sus orígenes humildes en el seno de una familia de clase trabajadora.

Trump y los latinos

Por su parte, el presidente de EE.UU., Donald Trump, firmó un decreto destinado a «expandir el acceso de los hispanos a oportunidades educativas y económicas», en plena campaña para retener en las elecciones de noviembre dos estados clave con amplia presencia de latinos: Florida y Arizona.

«La comunidad hispana estadounidense es un tesoro», dijo Trump en un acto junto a empresarios y políticos latinos en la rosaleda de la Casa Blanca.

Un día después de recibir al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, el mandatario destacó que «la amistad» entre ambas naciones «nunca ha sido mejor», pero también ensalzó el muro que está construyendo en la frontera común, aunque sin repetir su famosa promesa de que el país vecino asumirá la factura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Biden desafía el «America First» de Trump con un plan económico nacionalista