La matanza xenófoba conmociona Alemania

El activista neonazi  mató a nueve clientes de dos bares en Hanau y después a su madre, antes de suicidarse. Dejó una carta de 24 páginas con su ideario xenófobo

Velas y flores en un memorial contra el terror racista tras el atentado de Hanau
Velas y flores en un memorial contra el terror racista tras el atentado de Hanau

Berlín / Corresponsal

Alemania tiene un grave problema, y no es ni la recesión económica, ni la falta de mano de obra cualificada ni mucho menos la llegada masiva de refugiados. El país en el que aún no se ha cerrado del todo la herida del nazismo vive un auge de la violencia ultraderechista sin precedentes, que volvió a quedar de manifiesto el miércoles por la noche. Cuatro meses después de que un negacionista del Holocausto atacara una sinagoga en la ciudad de Halle, seis de que el político local Walter Lübcke fuera asesinado por defender la acogida de inmigrantes y tan solo cinco días desde que la policía de varios estados federados detuviera a 12 presuntos miembros de una célula de extrema derecha que planeaba atentados contra mezquitas, once personas morían en dos tiroteos consecutivos con trasfondo xenófobo, incluidos el propio agresor y su madre.

Ocurrió en el centro de Hanau, una localidad de unos 100.000 habitantes situada a unos 20 kilómetros de Fráncfort, en el oeste del país. Allí Tobias Rathjen, un hombre de 43 años y nacionalidad alemana, organizó un tiroteo en un bar de pipas de agua llamado Midnight, donde mató a cuatro personas. Acto seguido se trasladó en coche a otro local similar a unos dos kilómetros de distancia, el Arena Bar, donde se puso a disparar a bocajarro contra la multitud que se encontraba en la zona de fumadores, asesinando a cinco personas más. Las víctimas son todas inmigrantes, en su mayoría de origen turco y kurdo. Además hay otros seis heridos, uno de ellos de gravedad. Así lo informaron las autoridades, que el jueves por la mañana hallaron el cuerpo del agresor en su domicilio junto al de su madre, ambos con heridas de bala. Todo indica que la mató para luego suicidarse.

Captura de un vídeo difundido en las redes sociales en el que aparece el hombre identificado como autor de la masacre
Captura de un vídeo difundido en las redes sociales en el que aparece el hombre identificado como autor de la masacre

La Fiscalía General, encargada de delitos de terrorismo, ha asumido la investigación del caso por su motivación xenófoba. Y es que Rathjen, que estudió Empresariales y hasta ahora no había despertado las sospechas de la Oficina Federal de Protección de la Constitución ni de la policía, había dejado una carta de 24 páginas a modo de confesión. «Una mezcla de pensamientos y teorías conspiratorias que demuestran una postura claramente racista», señaló el fiscal general, Peter Frank. En su manifiesto queda claro que detesta a los extranjeros y a los no blancos, e incluso hace un llamado «a exterminar países enteros de África, Oriente Medio y Asia», y llega a afirmar que «existen razas superiores».

El hombre, que practicaba el tiro y poseía armas legales, presentaba manía persecutoria, pues consideraba que los servicios secretos le habían vigilado durante toda su vida. A ello se suma el breve vídeo publicado en YouTube en el que el atacante se dirige a todos los norteamericanos, advirtiéndoles de que su país está siendo «controlado por sociedades invisibles capaces de dominar la mente» y les insta a buscar vías alternativas de información. Ahora las autoridades intentan averiguar si contó con cómplices de algún tipo, para lo que la Oficina Federal de Investigaciones Criminales analiza su trayectoria y sus contactos dentro y fuera de las fronteras alemanas.

Angela Merkel dice que «el racismo es veneno»

El atentado de Hanau ha terminado de conmocionar a la población germana. «No hay duda de que las últimas horas (...) son las más tristes que ha vivido la ciudad en tiempos de paz», afirmó su alcalde, Claus Kaminsky. Los dirigentes de todos los partidos políticos condenaron el atentado y se refirieron a un día negro para el país y la democracia. También el presidente federal, Frank-Walter Steinmeier, y la canciller alemana, Angela Merkel, que enviaron sus condolencias a los allegados de las víctimas. «El racismo es veneno. El odio es veneno. Este veneno se da en nuestra sociedad y ya es responsable de demasiados delitos», criticó Merkel.

El ministro de Interior, Horst Seehofer, ordenó que las banderas de los edificios oficiales ondeen a media asta, y la avalancha de reacciones internacionales no cesó en todo el día. Desde el presidente francés, Emmanuel Macron, hasta la jefa de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, trasladaron todo su apoyo. Mientras, miles de personas se congregaban en Hanau, Fráncfort y Berlín para manifestarse contra el racismo y exigir al Ejecutivo que intensifique su lucha contra la violencia de extrema derecha. «La gente tiene miedo, no se siente segura», sostienen desde Ditib, la mayor organización musulmana en Alemania.

Muchos acusaban este jueves al partido ultraderechista AfD de incentivar el odio hacia los extranjeros. La política atraviesa un momento de incertidumbre, tras la maniobra inédita en la región de Turingia, por la cual el candidato liberal del FDP salió elegido tras la ruptura del cordón sanitario contra la ultraderecha.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La matanza xenófoba conmociona Alemania