El Sinn Féin rompe el bipartidismo en Irlanda con el voto de los más jóvenes

Los dos grandes partidos reiteran su rechazo a formar gobierno con el antiguo brazo político del IRA

Mary Lou MacDonald, líder del Sinn Féin, este domingo tras ser elegida en su circunscripción de Dublín
Mary Lou MacDonald, líder del Sinn Féin, este domingo tras ser elegida en su circunscripción de Dublín

londres / e. la voz

Las elecciones irlandesas han sacudido hasta los cimientos el sistema político de la isla. Por primera vez en décadas los partidos que se han alternado en el poder, los conservadores del Fine Gael y del Finna Fáil, deberán abrirse a compartirlo con el Sinn Féin, que durante décadas fue considerado como el brazo político del Ejército Republicano Irlandés (IRA, por sus siglas en inglés); y que ha dejado claro que quiere protagonizar esta nueva etapa.

«Esta elección ha sido una gran declaración por el cambio. Esto ya no es un sistema de dos partidos. La gente quiere un tipo de Gobierno distinto», afirmó en declaraciones a la prensa local la presidenta del Sinn Féin, Mary Lou McDonald, quien reclamó de las formaciones históricas que le levanten el veto que anunciaron durante la campaña electoral y los tomen en cuenta en las negociaciones para formar Gobierno.

A falta de resultados oficiales al cierre de esta edición, los sondeos a pie de urna publicados tras el cierre de los colegios electorales arrojaron un triple empate que complica los pactos. Una encuesta que la televisión pública RTÉ y el diario The Irish Times encargaron a la empresa Ipsos MRBI colocaba al Fine Gael del primer ministro Leo Varadkar a la cabeza, con el 22,4 % de los sufragios, pero apenas una décima por encima del Sinn Féin y a dos de su eterno rival, el Finna Fáil.

En el otrora partido dirigido por Gerry Adams se mostraban eufóricos con los pronósticos que les daban ganadores en 12 de las 39 circunscripciones en las que está dividida Irlanda, lo cual podría traducirse entre 30 y 40 escaños en el Dáil (Parlamento irlandés), algo sin precedentes para esta formación de izquierdas, que hasta ahora contaba con 22 escaños. La prensa local atribuía el resultado al voto de los jóvenes y de aquellos a los que la recuperación económica ha dejado atrás. Parte del éxito de McDonald radica en que su mensaje antiausteridad ha calado entre los más jóvenes y, de hecho, obtuvo el 31,8 % de votos de la gente de entre 18 y 24 años.

Con estos datos de los sondeos en mano, McDonald anunció que ya habían iniciado contacto con partidos minoritarios. «Hemos dicho insistentemente que hablaremos y escucharemos a todos», ha declarado.

La opción de una gran coalición

Durante la campaña electoral, tanto desde el Finn Gael como desde el Finna Fáil descartaron cualquier alianza con el Sinn Féin. Pero en la última formación hay quienes han pedido que se revise esta postura tras el terremoto del sábado. «El mensaje de los electores fue claro, debemos hablar con todos los partidos, incluidos los independientes, para formar Gobierno», reflexionó el diputado de esa organización, John McGuinness.

De mantenerse la negativa a pactar con el Sinn Féin, la opción sería una gran coalición entre las dos formaciones conservadoras. En sectores de ambos partidos es algo que no ven con buenos ojos, por considerar que podría acelerar el fin del sistema bipartidista al afianzar al Sinn Féin como la gran alternativa a la izquierda, pero esta postura también está cambiando. Otra opción sería sondear a los partidos más pequeños o arriesgarse a forzar nuevas elecciones, con resultados imprevisibles.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El Sinn Féin rompe el bipartidismo en Irlanda con el voto de los más jóvenes