Ocasio-Cortez, una voz en alza que empuja a los demócratas hacia el «impeachment»

La congresista lidera el sector del partido que quiere procesar a Trump por obstrucción a la justicia

Alexandria Ocasio-Cortez volvió a ser camarera en Queens por un día para reivindicar sueldos justos en el sector
Alexandria Ocasio-Cortez volvió a ser camarera en Queens por un día para reivindicar sueldos justos en el sector

Nueva York / E. La Voz

La congresista más joven de la historia de Estados Unidos., Alexandria Ocasio-Cortez, 29 años y nacida en el Bronx, se ha convertido en tan solo cinco meses en la voz más prominente del Partido Demócrata. Cuando ella habla, todos la escuchan. Y lo que es más importante en política, todos la entienden.

Con un lenguaje claro y explicaciones repletas de lógica, sus intervenciones en la Cámara de Representantes, donde ocupa el escaño por Queens y el Bronx, son auténticos récords virales. Lo que en el lenguaje de las redes sociales se conoce como influencer, se traduce para ella en una de las palabras más antiguas de la humanidad: poder. Esta capacidad para llegar al público ha puesto al alma del Partido Demócrata frente al espejo. Además de despejar de un plumazo el tabú a la palabra socialista en un país donde todavía se relaciona con los regímenes comunistas, ha colocado el debate sobre la ideología de izquierdas en la mente de millones de ciudadanos.

Por eso, cuando el pasado 21 de mayo, anunció que iba a firmar la resolución presentada dos meses antes por la representante de Míchigan, Rashida Tlaib, para solicitar la apertura del proceso de destitución -el conocido como impeachment- contra Trump, los sectores más reacios del partido se pusieron en alerta. 

«Es hora de tirar para adelante», sentenció Ocaso-Cortez, en contra de la posición de la presidenta de la Cámara Baja, Nanci Pelosi. Su anuncio llegó poco después de que saliera a la luz el informe completo sobre el Rusigate del fiscal especial Robert Mueller. 

Obstrucción a la justicia

Las investigaciones no pudieron determinar que algún miembro de la campaña de Trump conspirara con Moscú para interferir en las elecciones del 2016, pero sí abrieron la posibilidad de juzgar al presidente por posible obstrucción a la justicia. Mueller dejó toda la responsabilidad al Congreso. Y así lo entendió tanto Ocasio-Cortez como la cuarta parte de los demócratas de la Cámara de Representantes que se han sumado a su iniciativa.

A dieciséis meses de las elecciones presidenciales, Pelosi no quiere correr el riesgo de que el impeachment pueda resultar contraproducente. Sin embargo, la presión le ha obligado la pasada semana a definir su estrategia. «Quiero ver a Trump en la cárcel», ha reconocido ante los líderes demócratas. Esto no significa que haya de cambiado de opinión, sino que prefiere derrotar a Trump en las urnas en noviembre del 2020. Para que luego sean los tribunales que mantienen causas penales abiertas contra él, como el pago para silenciar a dos actrices porno o las presuntas irregularidades financieras en sus negocios, los que decidan sobre su futuro legal. 

Por el momento, las cuentas para sacar adelante el impeachment no salen. Del total de 235 legisladores demócratas, 59 están a favor, 66 se niegan o están dudosos, y 110 de ellos no se han pronunciado. Necesitan mayoría simple, el 51 % de los votos. 

Mientras las dos almas del Partido Demócrata se debaten entre si procesar o no a Trump, Ocasio-Cortez ha vuelto esta semana a las calles de su barrio a atender a sus electores. Una veintena de organizaciones ha llamado a la movilización a favor del impeachment el próximo sábado por todo el país. Los votantes vuelven a la calle. 

El Congreso recibirá «pruebas clave» de la obstrucción a la justicia de Trump

El Comité Judicial escucho el testimonio de John Dean, que fue el principal testigo contra Nixon en el escándalo Watergate
El Comité Judicial escucho el testimonio de John Dean, que fue el principal testigo contra Nixon en el escándalo Watergate

El testigo clave contra Nixon en el caso Watergate testifica ante el Comite Judicial

La investigación contra Donald Trump por posible obstrucción a la justicia dio el lunes un primer paso en el Congreso. Tras semanas de bloqueo, el Departamento de Justicia acordó con el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el demócrata Jerry Nadler, entregar las «pruebas clave» utilizadas por el fiscal especial Robert Mueller contra Trump por sus intentos de interferir en investigación de la injerencia rusa en las elecciones del 2016. «Los documentos nos permitirán cumplir con nuestro deber constitucional y decidir cómo responder a las acusaciones formuladas contra el presidente por el fiscal», explicó Nadler.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Ocasio-Cortez, una voz en alza que empuja a los demócratas hacia el «impeachment»