El Orient Exprés se hace viral

El mítico tren, que ahora recorre Turquía, de moda por Instagram


Estambul

Sin pretenderlo, Turquía ha rescatado el romanticismo del Orient Exprés, el mítico tren que en el siglo XIX recorría Europa desde París a Estambul. Las redes sociales son testigo de la nueva moda, que ya ha traspasado fronteras y empieza a calar hondo entre los turistas extranjeros.

En esta ocasión, el Orient Exprés parte de Ankara y tarda 24 horas en recorrer los mil kilómetros que separan la capital turca de Kars, cerca de la frontera con Armenia. No es un tren moderno, y hasta hace poco la media de edad de los pasajeros rondaba los 50 años. Pero entonces llegó el fenómeno Instagram, y la empresa empezó a colgar el cartel de completo con meses de antelación. Cada vez que salen nuevos billetes a la venta se agotan en cuestión de minutos. Varios ciudadanos han presentado quejas formales ante la administración por la imposibilidad de encontrar asientos disponibles, a pesar de que el número de vagones haya pasado de cinco a once en los últimos meses.

Cómo un trayecto de 24 horas en tren -que hasta hace poco se consideraba una locura- derivó en un fenómeno fan es un misterio pero, ante el incremento de la demanda, el ministro de Cultura y Turismo, Mehmet Nuri Ersoy, anunció esta semana la puesta en marcha de un nuevo tren exclusivamente para turistas. En el 2018, cerca de 400.000 pasajeros cogieron el tren, casi 100.000 más que el año anterior. Para muchos de ellos, Instagram ha sido la manera de descubrir este viaje. «Los servicios de tren tienen un gran potencial turístico», aseguró el ministro, añadiendo que Turquía aprovechará la situación para cubrir la nueva demanda.

La clave está en reservar uno de los compartimentos privados del coche-cama y decorarlo como si estuvieras en tu propia casa. Es habitual entre los pasajeros acondicionar la estancia con luces, fotos personales o bufandas de su equipo favorito. Aunque el tren cuenta con cafetería, hay quien se lleva el kit de pícnic completo y organiza una cena de lujo en el habitáculo. Las redes sociales se han hecho eco incluso de varias pedidas de mano con cena romántica incluida.

El trayecto en tren entre Ankara y Kars es especialmente popular en invierno debido a los paisajes que ofrece. De hecho, cuando el convoy se puso en marcha hace décadas, su principal propósito era ofrecer una alternativa segura para los que se tuvieran que desplazar en la zona este de Turquía, normalmente cubierta de nieve de diciembre a marzo.

Al final del trayecto, los pasajeros pueden estirar las piernas descubriendo la desconocida pero sorprendente Kars. Debido a su pasado de ocupación rusa, es una ciudad muy singular, con una mezcla de influencias rusas, kurdas, turcas y azeríes. Sus rincones inspiraron al premio nobel de literatura turco Orhan Pamuk a escribir Kar, que significa nieve en español.

Allí se pueden ver el antiguo refugio de caza del zar Nicolás II de Rusia, las ruinas de un castillo del siglo XII, una catedral del siglo X que ha hecho también las veces de mezquita, iglesia ortodoxa rusa y museo. Aunque el paso del tiempo es evidente en muchos de ellos, corre el rumor de que, ante la afluencia de turistas, el Gobierno planea invertir en su rehabilitación. En Kars también es posible visitar las ruinas de la capital medieval del reino armenio, Ani, patrimonio de la UNESCO.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Orient Exprés se hace viral