Entre el plan B, las elecciones anticipadas y el portazo brusco

«Brexiters» y proeuropeos manejan soluciones dispares para salir de la situación de bloqueo

Protesta de partidarios del «brexit» en el exterior del Parlamento británico
Protesta de partidarios del «brexit» en el exterior del Parlamento británico

REDACCIÓN / LA VOZ

El varapalo parlamentario a Theresa May no es el final del tortuoso camino de la primera ministra en su relación con Bruselas. Las próximas horas serán decisivas para intentar reconducir el proceso ahora encallado.

una vía alternativa

Tres días de plazo y aplazar la salida. Una moción aprobada la semana pasada a instancias del conservador Dominic Grieve concede tres días de plazo al Gobierno para presentar un plan alternativo al actual. May y su equipo tendrían que negociar algunas mejoras del actual acuerdo, que Bruselas parece poco dada a facilitar. Ante la cercanía del 29 de marzo, la fecha del brexit debería ser aplazada. Para ello se precisa una extensión del artículo 50 del Tratado de la UE, que algunas fuentes comunitarias darían por bueno hasta julio, después de las elecciones europeas.

RUPTURA DURA sin acuerdo

La vía noruega. Downing Street podría negociar un acuerdo con la UE similar al que tiene actualmente Noruega, con acceso al mercado único pero sin ser miembro de la unión aduanera. Los dirigentes de la UE refirmaron este lunes, sin embargo, que el acuerdo actual no puede ser modificado. También existe la posibilidad de un brexit sin acuerdo, un escenario muy temido por los medios económicos británicos y al que se opone una mayoría diputados. El Banco de Inglaterra advirtió de que sumiría al país en una grave crisis económica, con disparada del desempleo y la inflación, desplome de la libra y el precio de la vivienda y casi 10 % de reducción del PIB. Este escenario podría causar penuria de medicamentos, provocar atascos monstruosos en los puertos e impedir volar a las aerolíneas británicas.

REPETIR LA VOTACIÓN

Hasta que haya consenso. Es una facultad que compete al Gobierno mientras controle el orden del día de Westminster. El pasado domingo se desveló un complot de los contrarios al tratado de May para intentar hacerse con las riendas del debate e impedir que los afines a la premier obliguen a repetir la votación hasta que haya consenso. John Major ya utilizó esa arma de presión en la década de los 90.

elecciones anticipadas

El deseo de la oposición. El Partido Laborista, principal fuerza de oposición, presentó una moción de censura contra el Gobierno destinada a precipitar la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas. Para prosperar, necesitaría que una parte de diputados rebeldes del Partido Conservador votasen con la oposición, lo que no está garantizado, dado que su formación podría perder el poder. Si los comicios se convocasen, tampoco está asegurado que los laboristas llegasen al Gobierno. Si lo logran, su líder Jeremy Corbyn afirmó que quiere negociar un mejor acuerdo.

ANULAR el «brexit»

Enmiendas para un segundo referendo. Los diputados pueden presentar enmiendas al plan B del Gobierno. Entre ellas figura la organización de un segundo referendo, que los diputados proeuropeos quieren que incluya la posibilidad de permanecer en la Unión Europea. La Justicia comunitaria dejó claro que, hasta que no se haga efectiva su salida, Londres puede, si lo desea, parar el brexit de forma unilateral sin necesidad de la aprobación de los 27. El Partido Laborista afirmó que apoyaría esta opción solo si no logra que se convoquen elecciones legislativas anticipadas.

Más información

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Entre el plan B, las elecciones anticipadas y el portazo brusco