El FBI cerca al abogado personal del presidente


nueva york / corresponsal

Los tambores de guerra coincide con la nueva tormenta a la que se enfrenta Donald Trump. «¡Es una vergüenza, una verdadera vergüenza!», dijo furioso el presidente. Hacia pocas horas que el FBI había registrado la oficina de su abogado personal, Michael Cohen, incautándose de documentación relacionada con varios temas, entre ellos el pago de 130.000 dólares a la actriz porno Stormy Daniels para que mantuviera en silencio su romance con el magnate. Los agentes federales se llevaron el ordenador, el teléfono de Cohen. También buscaron documentos para acreditar pagos a otras dos mujeres relacionadas con el dirigente, la exchica Playboy Karen McDougal y otra no identifica.

Tras denunciar en Twitter que el «derecho del secreto profesional entre abogado-cliente está muerto», el presidente insistió en que es un nuevo episodio de la «caza de brujas» en su contra. Sin embargo, no es fácil obtener una orden de registro de estas características. Hay que seguir una serie de pasos entre los que está convencer al juez de que existe una posible causa criminal y que en dichos registros se hallarán pruebas al respecto. Según el The New York Times, los fiscales federales de Manhattan obtuvieron dicha orden después de recibir una recomendación del fiscal especial, Robert Mueller, quien durante su investigación del Rusiagate habría encontrado indicios de posibles delitos de Cohen. La mano de Mueller fue denunciada por Trump, que pudo en duda el futuro del fiscal asegurando que «mucha gente» le ha aconsejado despedirlo. «Vamos a ver lo que pasa», dijo misterioso tras pasar gran parte de la tarde del lunes pegado a la televisión viendo la cobertura informativa de los registros.

Una bomba en el porche

La incautación de comunicaciones entre Trump y Cohen, así como los documentos relacionados con el pago a Daniels abren un nuevo frente completamente nuevo en las batallas legales que atrapan a la Administración. Cohen no solo es su amigo y abogado personal.

Es el guardián de todos sus secretos, que ahora están en manos del FBI. «Es como tirar una bomba en el porche de Trump», manifestó Joyce White, exfiscal general de Alabama al periódico The Washington Post.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El FBI cerca al abogado personal del presidente