La UE sanciona a Diosdado Cabello y a otros seis altos cargos de Venezuela

Deja fuera de los castigos a Maduro para no volar todos los puentes diplomáticos

Nicolás Maduro y Diosdado Cabello
Nicolás Maduro y Diosdado Cabello

bruselas / corresponsal

La Unión Europea saca la artillería pesada contra el Gobierno de Nicolás Maduro. A pesar de la reticencia de algunos países como Grecia a abrir la puerta a más castigos, los Veintiocho arreglaron ayer los últimos flecos para anunciar el próximo lunes en el Consejo de ministros de Exteriores de la UE una nueva batería de sanciones contra miembros del Ejecutivo venezolano, que se sumarán al embargo de armas vigente desde el pasado mes de noviembre.

Hasta siete nombres formarán parte de la lista de individuos a los que se les prohibirá la entrada en territorio comunitario y a los que se les congelarán los activos en la UE. El ministro del Interior, Néstor Riverol, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Maikel Moreno, o el militar y número dos del partido de Maduro, Diosdado Cabello, formarían parte del elenco. A todos se les acusa de ser responsables de la violencia y la represión desatadas el pasado año a manos de las fuerzas de seguridad, que cargaron contra manifestantes, opositores y disidentes del régimen de Maduro. Los enfrentamientos en las calles se saldaron con más de un centenar de muertos y múltiples detenciones.

«Queremos enviar un mensaje fuerte», aseguran fuentes diplomáticas de la UE, cansadas de llamar al diálogo en vano. «Hasta ahora no hemos obtenido resultados», lamentan con visible frustración. A diferencia de Estados Unidos o Canadá, la UE prefirió desde el primer momento aplicar un enfoque sancionador gradual para mantener un canal del diálogo abierto con Caracas y evitar daños colaterales para una población al límite de sus fuerzas. La crisis económica y social a la que Maduro ha empujando al país caribeño domina el día a día de los venezolanos.

El deterioro de la situación y la falta de perspectivas de una salida pacífica al conflicto ha empujado a la UE a dar un paso más y apuntar con el dedo al entorno del presidente venezolano, que esquiva por el momento las sanciones. ¿Por qué? La UE quiere aumentar la presión sin volar los últimos puentes diplomáticos que quedan en pie, a pesar de que a Bruselas sigue considerando a Maduro el máximo responsable de la violación de derechos humanos en el país donde la persecución política, la violencia gubernamental, la escasez y la oleada de saqueos han empujado a muchos venezolanos a solicitar asilo en países de la UE.

Al régimen de Maduro se le exige que cese la violencia, libere a todos los presos políticos, respete el Estado de derecho y devuelva el poder a la Asamblea Nacional, a la que se le arrebataron todas sus funciones el pasado verano en favor de la Asamblea Constituyente, un organismo paralelo diseñado por el Gobierno para sortear a la mayoría opositora que salió de las urnas. Si Caracas insiste en cerrarse al diálogo e ignorar las llamadas a la pacificación, los Veintiocho podrían ampliar la lista de sancionados. Si, por el contrario, el Ejecutivo de Maduro da marcha atrás, la UE puede solicitar su retirada. El optimismo brilla por su ausencia en Bruselas.

La oposición decidió no acudir a la reunión con el Gobierno en la República Dominicana en protesta por la muerte del piloto Óscar Pérez.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La UE sanciona a Diosdado Cabello y a otros seis altos cargos de Venezuela