El fiscal general de EE.UU. se enreda en el Rusiagate al recordar ahora contactos

Adriana Rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

YURI GRIPAS | Reuters

El hijo mayor de Trump intercambió mensaje con WikiLeaks durante la campaña

15 nov 2017 . Actualizado a las 07:33 h.

Cuando Jeff Sessions se sentó por primera vez frente al Senado durante el proceso de confirmación para su nombramiento como fiscal general de EE.UU., rechazó de plano las sospechas sobre sus contactos con agentes rusos durante las elecciones. «No», respondió el entonces senador por Alabama a cada una de las preguntas al respecto, por parte de los legisladores. Mintió.

Sessions no solo se reunió con el exembajador ruso en Washington, Serguéi Kislyak, en al menos dos ocasiones durante la campaña, sino que además George Papadopoulos, exfuncionario de la campaña republicana, le informó de que estaban en contacto con el Kremlin para organizar una reunión entre Donald Trump y Vladimir Putin. Papadopulos es uno de los tres detenidos en el marco del Rusiagate y el único que se ha declarado culpable de haber mentido al FBI.

«Creo que le dejé claro [a Papadopoulos] que no estaba autorizado para representar a la campaña [de Trump] ante el Gobierno ruso. Rechacé su sugerencia porque pensé que era incorrecta», explicó el martes Sessions, tras confesar que no había hablado de ese episodio antes porque no lo recordaba. Fueron las informaciones de la prensa las que refrescaron su memoria y es por ello que en su nueva comparecencia ante la Comité Judicial de la Cámara de Representantes, el fiscal general negó haber cometido perjurio a pesar de la constante presión de los congresistas.