El escenario ideal de Bruselas se cae

Adolfo Lorente BRUSELAS / COLPISA

INTERNACIONAL

CHRISTIAN HARTMANN | REUTERS

Macron ha resucitado con enormes bríos el gran eje francoalemán trazando una ambiciosa hoja de ruta sustentada en una mayor integración en torno al euro

25 sep 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Que se ha convertido en el gran personaje de la UE lo evidencia el hecho de que la primera inquietud que recibe un corresponsal de Bruselas cuando se presenta como tal en España sea: «¿Y ves a Merkel? ¿Cómo es Angela Merkel?». La respuesta siempre pasa por un «tal como te la imaginas». Impone, sí. Y mucho. Pero su principal característica es que, a diferencia de los demás, todos pasan y ella queda.

La lista de correligionarios comunitarios con los que ha coincidido es tan extensa como elocuente. Ha tenido que lidiar con cuatro presidentes de la República Francesa (Chirac, Sarkozy, Hollande y Macron); cuatro primeros ministros británicos (Tony Blair, Gordon Brown, David Cameron y Theresa May); seis primeros ministros italianos (Romano Prodi, Silvio Berlusconi, Mario Monti, Enrico Letta, Matteo Renzi y Paolo Gentiloni); y dos presidentes españoles (Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy).

Europa vive un momento dulce y decir esto, con todo lo que ha caído en los últimos años, es decir mucho. Que si Grecia, que si la crisis migratoria, que si el brexit, que si Trump, que si el órdago populista... Todo parecía venirse abajo pero el Viejo Continente ha demostrado que tiene cuerda para rato si sabe aprovechar esta nueva oportunidad que el destino le ha dado con las derrotas de la extrema derecha en Austria, los Países Bajos y, sobre todo, con la llegada de Macron.