Así se formó la tormenta seca que sembró de muerte Portugal

La descarga eléctrica sin lluvia y los vientos racheados permitieron la rápida propagación de las llamas

Imagen de la tormenta a las 12, a las 15 y a las 18 horas
Imagen de la tormenta a las 12, a las 15 y a las 18 horas

Redacción / La Voz

En las imágenes del satélite se aprecia la formación de una zona de tormenta bastante fuerte, que se inicia en España, entre Castilla y León y Extremadura, y que se extiende por Portugal y se desplaza hacia el norte. Es la tormenta seca que ha traído la muerte a 61 personas en Portugal.

Ayer, en el país vecino se dieron las condiciones perfectas para que se creara este fenómeno. Aire muy cálido y bastante seco. Cuanto más cálido es el aire, menos pesa y eso lo hace subir. A veces, como ayer, continúa ascendiendo hasta llegar a una zona lo suficientemente fría como para condensarse y formar cumulonimbos: «Pueden tener una base de mil metros y una altura de 10.000 o más», explica Juan Taboada, de MeteoGalicia. Estas nubes suelen producir precipitaciones intensas y descargas eléctricas, pero no siempre tienen que ir juntos ambos fenómenos. A veces pueden descargar solo rayos en una zona y en otras lluvia. O también puede suceder que el agua caiga de la parte alta de la nube y se evapore por el calor antes de llegar al suelo o que no caiga nada de lluvia. Es lo que se conoce como tormenta seca, cuando hay una descarga eléctrica pero sin precipitaciones: «El escenario de ayer en Portugal es compatible con que se hayan producido rayos pero sin lluvia. Está demostrado que las tormentas secas provocan incendios», explica Taboada. Además, las que están mejor formadas crean vientos racheados que facilitan la rápida propagación del fuego. Unos vientos que también alimenta el propio incendio al generar calor. Fue ese cóctel lo que convirtió en un infierno el centro de Portugal.

Votación
16 votos
Comentarios

Así se formó la tormenta seca que sembró de muerte Portugal