Paraguay sufre su versión del robo del siglo

HUGO OLAZAR ASUNCIÓN / AFP

INTERNACIONAL

ALBERTO LÓPEZ

Unos 50 pistoleros brasileños y paraguayos asaltaron con fusiles y explosivos una empresa transportadora de caudales y se llevaron un botín de varios millones de dólares

25 abr 2017 . Actualizado a las 07:45 h.

Unos 50 pistoleros brasileños y paraguayos asaltaron con fusiles y explosivos una empresa transportadora de caudales en Paraguay, y se llevaron un botín de varios millones de dólares, tras dejar un agente muerto y varios heridos, informó la policía. El suceso, considerado como el asalto del siglo por la policía, se produjo en las primeras horas de ayer lunes en la sede de Prosegur en Ciudad del Este, en la triple frontera con Brasil y Argentina.

Una camioneta con tres civiles a bordo recibió varios impactos de bala en medio de los ataques coordinados que realizaron los delincuentes en varios lugares de Ciudad del Este. Los maleantes empezaron su asalto pasada la medianoche y realizaron durante dos horas acciones de distracción mediante el incendio de vehículos y explosiones en las inmediaciones de la comisaría policial, según los primeros informes.

Un grupo brasileño, sospechoso

Los informes policiales identificaron a miembros del brasileño PCC (Primer Comando Capital) entre los integrantes de la banda, el grupo criminal organizado que opera desde Sao Paulo.

Varios vehículos fueron incinerados por los autores para bloquear los accesos a la policía y facilitar su fuga. Los delincuentes dejaron abandonados cinco automóviles durante su huida.

El ataque con explosivos demolió virtualmente el edificio de la compañía de seguridad y en las calles adyacentes se observaban restos de proyectiles de armas pesadas, camiones y automóviles quemados, de acuerdo a escenas mostradas por la televisión.

También se produjeron ataques simultáneos contra la sede de la Jefatura de Policía y la Gobernación de Ciudad del Este, admitieron portavoces policiales.

«Estamos como en Siria», dijo la fiscal Denise Duarte, encargada de investigar el asalto. «Los ladrones estaban encapuchados y hablaban portugués», subrayó.

La fiscal Duarte precisó ante la prensa que la caja de seguridad de Prosegur «estaba llena». Tiene capacidad para guardar 40 millones de dólares, pero las autoridades indicaron que tardarán dos días establecer el monto exacto del robo.

Entre los vehículos abandonados por los delincuentes fueron identificados tres camionetas blindadas, una de ellas con una ametralladora pesada antiaérea instalada en su carrocería. Los autores del atraco lanzaron clavos para pinchar neumáticos a lo largo de su ruta de escape.