Jean-Luc Mélenchon: Un Pablo Iglesias con traje

El líder de los indignados franceses se define como una opción política transversal que pretende representar a la «gente común»


Redacción / La Voz

Jean-Luc Mélenchon lidera la versión francesa de Podemos. Las conexiones con el movimiento español en el que se inspira son múltiples; Pablo Iglesias, de hecho, ha ido a acompañar a su correligionario francés en la campaña; la plataforma Francia Insumisa se define como opción política transversal, ni de derechas ni de izquierdas, para representar a la «gente común», y su programa se denomina El Futuro en Común; el libro de Chantal Mouffe e Íñigo Errejón Construir pueblo es la obra de cabecera de los líderes del movimiento, y la subida de este en las encuestas ha sido calificada por medios franceses con un titular en español: «Remontada».

La proximidad no es solo ideológica. Mélenchon es el más español de los once candidatos. Su apellido, tan adecuado a la fonética francesa, se hace hispano por los cuatro costados si se le cambia el acento de la e a la o, como era en el original. De los cuatro abuelos del antiguo socialista, tres eran españoles; los paternos, de Murcia pasados por Argelia, y el materno, valenciano.

Como Podemos, Francia Insumisa utiliza con mayor éxito que sus rivales las tecnologías de la información, pero superando a su modelo ibérico, y no solo por los mítines simultáneos gracias al holograma: Mélenchon es el héroe de un juego de combate virtual en Internet. Se titula Fiscal Kombat, y en él el candidato de los indignados se dedica a machacar a «los oligarcas» -como Christine Lagarde o su rival Macron-, a los que sacude y hace soltar cascadas de monedas que van a un fondo público.

Hay muchas coincidencias, pero las diferencias también son evidentes. Jean-Luc Mélenchon no llegó a Francia Insumisa desde la universidad, sino desde una prolongada experiencia política en el ámbito municipal, siempre con el Partido Socialista hasta el estallido de la crisis del 2008 y la opción de los socialdemócratas por la austeridad, que él no respaldó. En el 2009 fue elegido eurodiputado en la lista del Frente de Izquierda para Cambiar de Europa; en el 2012 fue el candidato del Frente de Izquierda a las presidenciales.

Desde entonces, algunas cosas han cambiado. La invariable corbata roja se ha convertido en un echarpe. Pero sigue vistiendo traje, y mantiene el discurso claro, rotundo, sin las ideas fuerza preconcebidas que se han notado en algunos de sus rivales; a veces gruñón, con términos de uso popular y una gesticulación enérgica, con amplios movimientos de brazos.

Padece un cierto grado de sordera, lo que le ha llevado a saber leer en los labios; se confiesa fan de Carla Bruni (¿se podría permitir algo así Pablo Iglesias?) y frecuenta al académico y novelista conservador Jean D’Ormesson; divorciado, tiene una hija de cuarenta y tantos y ha mantenido una larga relación con la bellísima actriz y productora Saida Jawad. Sabe bailar el tango y sigue una dieta vegetariana basada en la quinoa. Está en forma para dar la batalla.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Jean-Luc Mélenchon: Un Pablo Iglesias con traje