La Casa Blanca afirma que los sistemas de la CIA están obsoletos

ADRIANA REY NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

CARLO ALLEGRI | Reuters

Un exjefe del espionaje acusa a Trump de intentar politizar y corromper a las agencias por sus conexiones con Rusia

10 mar 2017 . Actualizado a las 08:04 h.

La Casa Blanca aprovechó ayer la crisis abierta en la CIA tras la última filtración de Wikileaks, para volver a cargar contra la inteligencia de EE.UU. y asegurar que sus sistemas están «obsoletos y deben ser actualizados». El mensaje, en boca de su portavoz, Sean Spicer, llamó la atención de muchos al estar alineado con el que horas antes pronunciaba Julian Assange, el hombre que ordenó la publicación de casi 9.000 archivos de la agencia.

Assange se burló de los agentes asegurando que habían perdido el control de todo su arsenal cibernético, que podría estar ya en el mercado negro a disposición de hackers enemigos. «Usted no es ningún ejemplo de verdad e integridad», le respondió la CIA sin querer confirmar la autenticidad de los documentos que desvelan cómo espiaron a miles de personas través de teléfonos, televisiones y ordenadores.

La compleja relación que Donald Trump mantiene con la inteligencia de su país fue ayer afeada por el exdirector de la NSA y la CIA Michael Hayden, que acusó al presidente de EE.UU. de intentar politizar y corromper a las agencias, tras las investigaciones abiertas sobre los vínculos entre Rusia y la nueva Administración. Estas pesquisas han sumado en los últimos días más denuncias que el Capitolio ya investiga: «Trump desafió al Congreso a hacer algo. Acepto el desafío», anunció el republicano Lindsey Graham tras las acusaciones del neoyorquino sobre un supuesto espionaje ordenado por Obama contra su cuartel de la Quinta Avenida de Manhattan y del que todavía no hay evidencia alguna.