Erdogan blinda su poder en Turquía

Suspende temporalmente la Convención Europea de Derechos Humanos


estambul / colpisa

Turquía vive bajo el estado de emergencia y las autoridades combinan la purga masiva lanzada tras el golpe del viernes, que deja decenas de miles de represaliados, con llamadas a la calma a la población y los mercados. Ankara se miró en el espejo de París y la primera medida que adoptó fue «la suspensión temporal de la Convención Europea de Derechos Humanos (CEDH) para no entrar en conflicto con sus obligaciones internacionales, al igual que lo hizo Francia» tras los atentados de noviembre del 2015, informó el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus.

Se trata de un trámite formal para la nueva situación de emergencia que, en principio, durará tres meses aunque se puede prolongar, y que permitirá dar «de forma más eficiente los pasos para eliminar lo antes posible la amenaza a la democracia, el Estado de Derecho y los derechos de nuestros ciudadanos», señaló Erdogan en un discurso televisado en directo a la nación en el que hizo pública la entrada en vigor de las medidas de excepción y aseguró que «no hay nada de lo que preocuparse», para intentar dar una imagen de control.

El dirigente islamista quiso blindarse ante las voces cada vez más críticas de Europa y aseguró que «esta medida no es en absoluto contra la democracia, el Estado de Derecho y la libertad. Por el contrario, tiene el propósito de fortalecer y proteger esos valores». Pero desde la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) no tardaron en recordarle que el «estado de emergencia no podía legitimar medidas desproporcionadas como, entre otras, la reciente prohibición de viajar al extranjero por motivos de trabajo para los profesores universitarios». El sector de la Educación ha sido uno de los más castigados por las purgas con más de 15.000 profesores suspendidos, todos los decanos de las universidades obligados a dimitir y más de 600 escuelas cerradas.

Desconcierto

Estambul amaneció con el desconcierto y el desconocimiento, por parte de la población más joven, de lo que es un estado de emergencia. Toda la red de transporte público de la ciudad es gratuita esta semana en la que los seguidores de Erdogan trabajan durante el día y celebran vigilias nocturnas «en defensa de la democracia». En mercados locales como el de la zona de Eminonu la vida discurre con normalidad. En las zonas no turísticas el impacto de los atentados y del golpe es menor. Fehmi Bekiroglu, activista con mucha presencia en redes sociales, camina por estas calles como otro día cualquiera. No es partidario del presidente, pero considera el estado de emergencia «el mal menor, porque esto podía acabar muy mal, incluso en guerra civil. Con estas nuevas medidas de fuerza la gente se lo pensará dos veces y se quedará en sus casas».

Los veteranos, como Muharrem Solak, empresario del sector textil de 66 años, aseguran «no tener miedo porque ya hemos pasado por cosas peores, como el golpe del 80. En Francia ahora mismo hay estado de emergencia y nadie se echa las manos a la cabeza. Es una medida de acuerdo al artículo 120 de nuestra Constitución y cuando se tenga que levantar, se levantará. Calma».

Más de mil militares están en paradero desconocido

Hace 36 años los militares instauraron la ley marcial, ahora están en los cuarteles encerrados o han optado por desertar. El viceprimer ministro, Mehmet Simsek, denunció que más de mil miembros de las fuerzas armadas se encuentran en paradero desconocido tras el golpe. Simsek empleó Twitter para enviar mensajes de tranquilidad a los turcos asegurando que «el estado de emergencia no incluirá restricciones de movimiento, reunión o en la libertad de prensa. No es la ley marcial de los 80 y 90».

El viceprimer ministro no aparta la vista de la crisis que amenaza a las finanzas ya que la lira está en caída libre y la Bolsa reaccionó al nuevo estado de emergencia con una bajada del 3,6%. En apenas 24 horas los turcos han hecho un curso acelerado sobre su Constitución y los medios les informaron al detalle de que a partir de ahora el Consejo de ministros, presidido por el presidente, puede «emitir decretos con fuerza de ley», que se publicarán en el Diario Oficial y se someterán el mismo día a los parlamentarios, en su gran mayoría islamistas del gobernante AKP.

El periodista turco Maher Zeynalov, exiliado en EE.UU., recuerda que «un golpe fallido puede ser tan dañino como uno que triunfa». En un análisis publicado por el diario canadiense The Globe and Mail, Zeynalov asegura que Erdogan tiene ahora la oportunidad de «acabar de una vez y para siempre con todos sus enemigos, reales e imaginarios, porque su popularidad está en máximos históricos».

El debate sobre el estado de emergencia no detuvo las purgas que llegaron al Consejo Superior de Radio y Televisión de Turquía, en el que 29 personas fueron apartadas de sus cargos por supuesta relación con el clérigo Fetulá Gulén, a quien Erdogan acusa de ser el cerebro de la asonada y a cuyos seguidores califica de «virus» que hay que erradicar.

Libertad condicional para los ocho golpistas que escaparon a Grecia

Los ocho militares turcos que huyeron a Grecia tras el golpe de Estado fallido fueron condenados ayer a dos meses de libertad condicional por el tribunal de Alejandrópolis (en el noreste de Grecia), acusados de «entrada ilegal» en el país heleno. Según informa AFP, a pesar de la libertad condicional, seguirán retenidos hasta que se tome una decisión sobre su solicitud de asilo, según precisó un responsable de la policía. Los ocho militares, incluidos cinco pilotos, fueron detenidos y puestos en prisión preventiva después de que llegaran en helicóptero al aeropuerto de Alejandrópolis el sábado por la mañana, horas después de que se produjera la intentona de golpe de Estado en Turquía. El mismo sábado, el Gobierno turco pidió a las autoridades griegas la extradición que hasta el momento no se ha llevado a cabo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Erdogan blinda su poder en Turquía