Putin muestra que no está solo

Pone remedio a su aislamiento arropado por países emergentes y con la creación de un banco y un Fondo de Reserva


Moscú / Colpisa

El principal resultado de la VII cumbre de los BRICS que ayer se clausuró en la ciudad rusa de Ufá, además de la creación del Banco de Desarrollo y el Fondo de Reserva, ha sido que el presidente Vladimir Putin consiguió mostrar a su ciudadanía que no está tan aislado como aseguran sus detractores. Junto a los otros cuatro líderes de los BRICS (Brasil, India, China y Sudáfrica), el mandatario, acosado por las sanciones internacionales debido a su papel en la crisis ucraniana, estuvo ayer arropado por los dirigentes de otros 11 países, los miembros, socios y observadores de la Organización de Cooperación de Shanghái, cuya cumbre tendrá lugar hoy.

Los medios oficiales rusos llevan días machacando a la audiencia con los encuentros de Ufá y subrayando que Rusia tiene muchos amigos y alternativas para seguir su desarrollo económico sin recurrir a sus antiguos socios occidentales. De hecho, el pistoletazo de salida para el Banco de Desarrollo y el Fondo de Reserva de los BRICS, como alternativa al Banco Mundial y al FMI, es el paso más importante dado ayer por las potencias emergentes en su intento de emancipación. Putin explicó que la nueva entidad «financiará grandes proyectos de transporte, energía y desarrollo en el sector industrial» y estará en el 2016 en condiciones de apoyar «50 iniciativas».

Putin dijo en su intervención que los miembros del bloque siguen resueltos a «reformar la arquitectura económica y financiera» del mundo actual. Por su parte, la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, subrayó la necesidad de «reforzar el papel de los BRICS» en la escena internacional.

Sin mención sobre Crimea

La parte política de la declaración habla del imperativo de coordinar la lucha contra el terrorismo y, en particular, contra el Estado Islámico, insta a reforzar el papel de la ONU y no dice una palabra de la anexión de Crimea o la implicación de Moscú en la guerra en el este de Ucrania. Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica consideran que «no existe solución miliar al conflicto» en Donetsk y Lugansk y, como ya hizo EE.UU. y la UE, llaman al cumplimiento de los acuerdos de paz de Minsk

Los BRICS arremetieron además contra Washington por no ratificar la reforma del FMI, que, según ellos, «impide renegociar las cuotas y el peso del voto de los países en desarrollo y emergentes». Hubo una mención especial a Grecia, aunque sin nombrarla, al señalar que las deudas con frecuencia se reestructuran «de forma demasiado lenta o tardía». Una de las reuniones bilaterales que mantuvo Putin fue con el presidente de Irán, Hasán Rohaní, quien agradeció el papel de Rusia en las negociaciones de Viena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Putin muestra que no está solo