Un paso más hacia el Estado palestino

Abás ya puede llevar a los líderes de Israel ante el Tribunal Penal Internacional


Gaza / Colpisa

Shuyaiya es la zona cero de la Franja de Gaza. Las bombas de Israel arrasaron en la última guerra el barrio entero y ahora los supervivientes viven entre los escombros, que después de siete meses siguen sin retirarse. La ofensiva de 50 días mató a cerca de 2.200 palestinos, en su inmensa mayoría civiles, dejó a decenas de miles sin hogar y es uno los casos que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) podría llevar ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) después de oficializarse su adhesión.

«¿Juzgar a Israel? Estamos cansados de promesas y de palabras, aquí luego nadie hace nada y siempre somos los mismos los que pagamos. Israel, Egipto, Autoridad Palestina y Hamás, todos son culpables», piensa Sadala Lejla, sentado frente a las ruinas de su casa, donde ha levantado una pequeña tienda con restos de metal en la que pasa los días a la espera de algún atisbo de reconstrucción.

A partir de ahora queda abierta la puerta para que responsables israelíes sean juzgados por crímenes de guerra o crímenes ligados a la ocupación de los territorios, y también los miembros de las facciones palestinas que resulten acusados. Además de la última guerra en Gaza, la expansión de Cisjordania es otro de los asuntos que los palestinos podrían poner sobre la mesa del TPI. En la ceremonia celebrada ayer en La Haya, el ministro palestino de Exteriores, Ryad al-Malki, aseguró que con esta iniciativa buscan «justicia, no venganza».

El TPI dio la bienvenida al Estado número 123 del Estatuto de Roma y su vicepresidenta, Kuniko Ozaki, recordó a sus representantes que «la adhesión a un tratado es, por supuesto, solo el primer paso. Palestina adquiere todos los derechos, así como las responsabilidades que van aparejadas a ser un Estado aparte». La jueza japonesa agregó que «estos son compromisos de fondo que no se pueden tomar a la ligera».

El TPI es una etapa más, aunque especialmente significativa, del camino iniciado por Mahmud Abás en 2012 al lograr que Palestina adquiriera el estatuto de Estado observador en Naciones Unidas y busca seguir ganando apoyos para su reconocimiento como un Estado de pleno derecho por el conjunto de la comunidad internacional. Firme detractor de la lucha armada, el presidente intenta incrementar la presión sobre Israel para que sus gobernantes respeten la legislación internacional y acaben con la ocupación, algo que ha sido incapaz de lograr en dos décadas de negociaciones estériles.

Los israelíes han encajado la decisión palestina «con nervios», según fuentes diplomáticas consultadas en Jerusalén, pero en las últimas horas la negociación nuclear con Irán ha logradoeclipsar el avance conseguido por los palestinos. Israel ya venía preparándose para la nueva situación y bloqueó a fínales de año el dinero de los impuestos que cobra en nombre de la ANP en concepto de tasas aduaneras.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Un paso más hacia el Estado palestino