Por qué sigue siendo seguro volar

Los expertos subrayan que, aunque no lo parezca, los accidentes aéreos descienden. Sin embargo, advierten que ahora se producen más durante el vuelo y no en la pista

Fotografía tomada por uno de los pasajeros con un smartphone muestra la evacuación de un airbus de Turkish Airlines tras un brusco aterrizaje en el aeropuerto internacional de Katmandú
Fotografía tomada por uno de los pasajeros con un smartphone muestra la evacuación de un airbus de Turkish Airlines tras un brusco aterrizaje en el aeropuerto internacional de Katmandú

redacción / la voz

Insisten los expertos en que volar es seguro, pero cada vez que se estrella un avión se encoge el alma. Como ayer. En un año han muerto mil personas en cinco accidentes aéreos, incluido el de ayer, que, además, pasará a la historia por ser el vuelo comercial en el extranjero que más víctimas españolas se ha cobrado: 45. Mirando más atrás en el tiempo, en los últimos diez años han fallecido en el mundo más de 3.000 pasajeros. En España, la tragedia más reciente ocurrió en Madrid, en agosto del 2008, cuando un avión de Spanair se estrelló al despegar y se llevó la vida de 154 personas. Pero el siniestro más luctuoso en territorio nacional ocurrió en 1977 en el aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife, en el que 583 personas murieron tras chocar dos aviones en las maniobras de despegue.

¿Hay más accidentes aéreos que antes?

Juan Carlos Lozano, piloto e investigador de accidentes del sindicato Sepla, asegura que no. Al contrario, cada año hay menos siniestros: «La aviación es muy segura». Lo que sí está pasando es que los siniestros que se registran últimamente se producen en fase de crucero (en vuelo), como el de ayer y los cuatro anteriores acontecidos en el 2014. Hasta ahora era más habitual que los aviones fuesen más vulnerables en el despegue y el aterrizaje. Es lo que le ocurrió al avión de Spanair. «Hay un cambio de tendencia, sí, y se está analizando por qué», aclara Lozano.

Entonces ¿por qué parece que hay más accidentes?

Porque el año pasado se registraron «accidentes muy llamativos e impactantes que atrajeron la atención», como los dos de Malaysia Airlines, uno desaparecido en el océano Índico y otro derribado por un misil en Ucrania. «Pero las cifras dicen que el número de accidentes está decreciendo, teniendo en cuenta, sobre todo, que hay muchos más vuelos que hace unos años», explica el experto.

¿Cómo se mide si hay muchos o pocos accidentes aéreos?

Se mide el número de siniestros en comparación con los millones de vuelos. Lozano da el dato del 2014. «Fue el año más seguro de la historia», avanza, para añadir que se registraron 0,23 accidentes por cada millón de vuelos. Eso fue en Europa, una de las zonas más seguras del mundo para volar. Pero no es la que más, pues en Estados Unidos, ese índice de siniestralidad fue de 0,15 por cada millón de vuelos. Estas cifras se pueden comparar con las registradas en África, donde fueron 5 de media el año pasado. Lozano detalló que en los informes sobre siniestralidad no se habla ni de países ni de compañías, solo de regiones. Sin embargo, recordó que hay una lista negra de aerolíneas que no pueden operar en territorio comunitario por las condiciones precarias de sus medios y sus medidas de seguridad.

¿Cuál es la causa principal de los accidentes aéreos?

«No hay una sola, hay muchas que confluyen, no siempre casualidades, a pesar de que las medidas de seguridad son cada vez mayores», desvela el piloto. Lozano añade que los aviones son cada vez más seguros -por sus sistemas de alerta y sus tripulaciones mejor preparadas, entre otros factores-, «pero la aviación tiene un riesgo controlado». Para ello se intenta extremar el entrenamiento del personal de vuelo, intensificar las inspecciones de los aparatos... «Se intenta mantener todo bajo control, pero a veces hay fallos o falta de atención», reconoce. Y un error en el aire puede resultar fatal.

¿Era demasiado viejo el Airbus de ayer para volar?

El avión que se estrelló en Los Alpes tenía casi 25 años de antigüedad. «Está por encima de la media europea, puede parece antiguo, pero bien mantenido y operado no lo era», destaca Juan Carlos Lozano.

¿Hay compañías aéreas que son más seguras que otras?

Todas, caras o baratas, tienen que cumplir con unos requisitos mínimos legales impuestos por las autoridades aéreas de cada país, explica Lozano. Pero luego depende de cada compañía ser más o menos autoexigente consigo misma. Por ejemplo, aplicando más horas de entrenamiento a sus pilotos. En estas cuestiones sí hay diferencia entre operadoras. El piloto e investigador de accidentes del Sepla reconoció que ciertas compañías de bajo coste están contratando a profesionales más jóvenes, pero aclaró que la validez se mide por el número de horas de vuelo, no por la edad.

¿Son suficientes los requisitos de seguridad que exigen las autoridades a las compañías aéreas?

Lozano considera que sí, aunque resalta que en el sector aéreo se ha producido un cambio con la privatización de compañías antes estatales. Este fenómeno se ha dado no solo en España, también en el resto del mundo. El experto aclara que cuando las operadoras eran públicas llegaba mucho dinero y no se preocupaban tanto de obtener rentabilidad. Al menos, no era lo más importante. Las privatizaciones han obligado a los gestores a mirar los euros con más cuidado y a «optimizar recursos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Por qué sigue siendo seguro volar