Miles de rusos despiden a Nemtsov

Schulz pedirá explicaciones por prohibírseles la entrada a políticos de la UE


redacción / la voz

Miles de personas despidieron ayer al dirigente opositor ruso Boris Nemtsov, primero llevándole su último adiós a la capilla ardiente, instalada en el Centro Andréi Sajarov, dedicado a la defensa de los derechos humanos, y acompañando después al cortejo fúnebre hasta el cementerio Troekuróvskoye, de Moscú.

Miles de moscovitas formaron largas colas bajo la nieve en medio de grandes medidas de seguridad para inclinarse ante el féretro abierto, frente al que su madre, su exmujer y sus hijos permanecían sentados. Y ofrendaron flores, velas, fotos del fallecido, como es costumbre en la tradición ortodoxa, y pines reivindicativos, en contra de la guerra de Ucrania en su mayoría.

El ataúd fue trasladado a hombros en medio de aplausos hasta el cementerio, donde fue enterrado en una ceremonia restringida a familiares, amigos y personalidades rusas y extranjeras.

Varios miembros del Gobierno participaron en las honras fúnebres, entre ellos los vice primeros ministros Arkadi Dvorkóvich y Serguéi Prijodko, pero no acudieron ni Vladimir Putin ni el primer ministro, Dimitri Medvédev.

Entre los opositores a Putin se pudo ver al colíder de su partido y ex primer ministro Mijaíl Kasiánov, al exministro de Finanzas Alexéi Kudrin, la pussy riot Nadezhda Tolokónnikova. También estuvo la viuda de Boris Yeltsin.

Entre los numerosos extranjeros, estuvieron el ex primer ministro británico John Major, el ministro de Exteriores lituano, Linas Linkevicius, el embajador de EE.UU., John Tefft, y el representante diplomático de la UE, Vygaudas Usackas. Pero no pudieron entrar en Rusia algunos interesados en asistir procedentes de la Unión Europea. Moscú se lo prohibió a la eurodiputada letona Sandra Kalniete y al presidente del Senado polaco, Bogdan Borusewicz. El presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, pedirá explicaciones al Kremlin por las restricciones a «europeos seleccionados» que se ejecutan «sin la más leve advertencia de su aplicación o sobre quién se aplican» y constituyen una «afrenta», en contraste «con la manera en que se han aplicado las restricciones de la UE a ciudadanos rusos».

El opositor Alexéi Navalni, que se encuentra bajo arresto, tampoco pudo despedirse de Nemtsov, aunque sí fue su mujer, Julia.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, condecoró a título póstumo a Nemtsov con al Orden de la Libertad. «Para los ucranianos, Boris será por siempre un patriota ruso y un amigo de Ucrania», dijo.

La pareja de Nemtsov, Anna Durítskaya, pudo regresar Ucrania, tras denunciar que estaba retenida en Moscú después de varios días de interrogatorio de los investigadores del asesinato. La modelo, que primero dijo no haber visto al asesino, ofreció ayer un retrato robot del autor de los disparos. Se ofrece una recompensa de 48.000 dólares a quien dé información sobre él.

El nacimiento del primer partido prorruso preocupa a los polacos

En Polonia preocupa el nacimiento del primer partido prorruso, Zmiana (Cambio), y la ofensiva propagandística que le Kremlin pueda introducir con su apoyo. Con la nueva formación sale a la luz que hay quien simpatiza con Moscú en un país que no disimula su temor al afán expansionista de Rusia, evidenciado en la vecina Ucrania.

El responsable de Zmiana, Mateusz Piskorski, procede de un partido que en los 90 defendió los intereses de los agricgultores, Autodefensa.

Zmiana tacha al Gobierno ucraniano de fascista, aunque rechazó la etiqueta de formación prorrusa en la presentación del partido en Varsovia, el pasado fin de semana, a la que invitaron a algunos líderes separatistas ucranianos, informa Efe. Los invitados no asistieron y Piskorski denunció en las redes sociales que las autoridades polacas les negaron el visado. Aunque el peso político de Zmiana es anecdótico, llama la atención que su dirigente, cuya presencia en los medios rusos es habitual, busque este tipo de provocación en un país como Polonia.

El ministro de Exteriores, Grzegorz Schetyna, expresó la preocupación por el nuevo partido: «Tenemos que analizar con mucho cuidado quién está detrás de la financiación a este partido».

Snowden desea que le garanticen un juicio justo y volver a EE.UU.

«Desea volver y hacemos todo lo posible para lograrlo», dijo el abogado ruso de Edward Snowden. Anatoli Kucherena gestiona con abogados estadounidenses y alemanes una fórmula que le permita regresar, pero solo lo hará si le garantizan un juicio justo. Por ahora, la única promesa que ha obtenido del fiscal general de Estados Unidos es que el exanalista de la Agencia de Seguridad Nacional no sería condenado a la pena capital.

Snowden, de 31 años, vive en algún lugar secreto de Rusia desde el 23 de junio del 2013, gracias a un asilo temporal. Según explicó ayer Kucherena, aunque «vive como un hombre libre», debe ocultar los detalles de su vida por seguridad. «Por supuesto que sigue precauciones, pero también viaja, va a las tiendas, a los museos, a los teatros», afirmó el abogado.

El experto informático reclamado por EE.UU. por denunciar una trama masiva de espionaje de las comunicaciones, recibió en julio del 2014 un permiso de residencia en Rusia de tres años que finaliza el 1 de agosto del 2017.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Miles de rusos despiden a Nemtsov