El pulso entre Rusia y Occidente amenaza con arruinar el G20

R.P. Redacción / La Voz

INTERNACIONAL

Putin recrea la guerra fría desplazando buques de guerra frente a Australia

15 nov 2014 . Actualizado a las 05:00 h.

El enfrentamiento entre Rusia y Occidente parece inevitable en la cumbre del G20 en Australia. Pese al cálido clima de la ciudad sede, Brisbane, los aires de la guerra fría se colaron ya en la víspera de la cita, con una flotilla de cuatro buques de guerra rusos atisbando la costa Australia.

Un derroche de fuerza de Vladimir Putin en el pulso que mantiene con sus colegas occidentales que le reprochan su actuación en Ucrania. El país anfitrión y el Reino Unido no ahorraron críticas al Kremlin. A la vez, Moscú daba un ultimátum a Francia para que le entregue los buques militares acordados y acusaba a los observadores de la OSCE desplegados en el este de Ucrania de apoyar al Gobierno de Kiev.

David Cameron, igual que su par australiano, Tony Abbott, cargaron sin miramientos contra Putin. El británico consideró que la gestión rusa en Ucrania es «inaceptable» y amenazó al Kremlin con más sanciones «si sigue agravando las cosas».