¿Qué es un califato?

Los rebeldes yihadistas de Irak y Siria declararon este fin de semana un califato islámico


El Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), grupo extremista que controla amplias zonas de Siria e Irak, declaró este fin de semana la instauración de un califato islámico en las zonas conquistadas. Ellos se presentan como herederos de un régimen que existió desde la época del profeta Mahoma hasta hace un siglo e insta a todos los musulmanes a jurar lealtad a su jefe, proclamado califa, lo que representa una amenaza para el papel de Al Qaeda en la causa yihadista mundial.

Pero, ¿qué es exactamente un califato y qué sistema de gobierno representa?

¿Qué es un califato?

Tras la muerte del profeta Mahoma en el año 632, sus seguidores acordaron la creación del califato (que en árabe significa sucesión) como un nuevo sistema de gobierno.

El califa es literalmente el sucesor del profeta como jefe de la nación y líder de la «umma», la comunidad de musulmanes. Él tiene la potestad de aplicar la ley islámica en la tierra del Islam.

Una elección, realizada en dos etapas, escogió al primer califa: los representantes de las comunidades musulmanas lo designaron antes de que su nombre se propusiera al pueblo para que éste le jurara lealtad.

Sin embargo, desde el primer día existe una disputa entre los musulmanes sobre el concepto del califato, que se mantiene principalmente como un sistema sunita. Los chiitas estiman que el primo y yerno del profeta, Ali Ibn Abi Talib, y sus descendientes tienen derecho divino para dirigir a los musulmanes tras la muerte de Mahoma.

Los sucesivos califas expandieron el imperio islámico desde el oeste de la actual Arabia Saudita.

La expansión del territorio del islam siempre representó una parte del papel del califato. Por ejemplo, en su apogeo, el Imperio Otomano abarcaba Oriente Medio y el norte de África, el Cáucaso y partes del este de Europa.

¿Cuánto tiempo estuvo vigente el califato?

Para los musulmanes más fervientes, el califato duró hasta su abolición en Turquía como consecuencia de la desaparición del Imperio Otomano tras la Primera Guerra Mundial.

Sin embargo, se cree generalmente que el califato duró únicamente tres décadas, durante el gobierno de los primeros cuatros sucesores de Mahoma conocidos como los «Cuatro Califas Bien Guiados» o los «Cuatro Califas Ortodoxos».

Posteriormente, varias dinastías lucharon por el poder y gobernaron los territorios de este vasto imperio, como los Omeyas en Damasco (661-750), los Abasíes en Bagdad (750-1258), los Omeyas en Córdoba (929-1031) o los Otomanos en Turquía (1453-1924).

Aunque los dirigentes de estas dinastías adoptaron el título de califa, los procesos de sucesión fueron esencialmente hereditarios.

En marzo de 1924, el presidente turco, Mustafa Kemal Atatürk, abolió constitucionalmente la institución del califato.

¿Existen movimientos partidarios de revivir el califato?

El islam político aboga por la sharia (ley islámica) como un sistema de vida, incluida la política.

El fundador de los Hermanos Musulmanes, Hasan al Bana, consideraba el califato como un símbolo de la unidad islámica y su restablecimiento era el objetivo de la organización, si bien sostuvo que el califato tenía que ir precedido de un acuerdo de cooperación entre los estados musulmanes.

El Hizb ut Tahrir (Partido de la Liberación) es un grupo panislámico creado en 1953, que aboga por la unificación de los países musulmanes bajo un califato.

¿Al Qaeda quería establecer un califato?

«El gran sueño de Al Qaida era la creación de un Estado islámico, desde los atentados del 11-S», según Mustafa al Ani, del Gulf Research Centre.

Para los yihadistas, el anuncio del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) es solo «el núcleo del califato, que se expandirá con el hundimiento de otros estados», añadió.

Los talibanes instalaron en 1996 en Afganistán un emirato islámico, que dirigió el país hasta su caída tras la intervención estadounidense en el 2001.

¿Tiene futuro un califato?

Un estado islámico podría subsistir en la coyuntura actual, «caracterizada por la debilidad del poder en Bagdad y la ausencia de una intervención extranjera», dijo Ani.

Para mantenerse, el califa debe «acabar con los otros grupos islamistas que no le sean leales, castigar cualquier intento de insurrección popular, reforzar sus capacidades defensivas y generalizar los tribunales islámicos», apuntó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

¿Qué es un califato?