Rehenes para negociar la paz en Siria


Mientras en la trastienda de la diplomacia internacional se trabaja contrarreloj para preparar la reunión impulsada por el delegado de la ONU, Lajdar Brahimi, que tendrá lugar el mes de noviembre en Ginebra, sobre el terreno se ha llevado a cabo una compleja operación de intercambio de presos. Así, esta semana el Gobierno sirio ha liberado 61 mujeres como última fase en el cumplimiento del plan en tres etapas acordado tras largas negociaciones. En las dos primeras fases fueron puestos en libertad, por parte de los rebeldes sirios, nueve libaneses acusados de ser militantes de Hezbolá y dos pilotos turcos.

Los peregrinos chiíes habían sido interceptados, el 22 de mayo del 2012, cuando regresaban de Irán mientras que los pilotos turcos habían sido secuestrados en Líbano el 8 de agosto cuando eran trasladados en un autobús desde el aeropuerto de Beirut al centro de la ciudad. ¿Intercambio puntual o esperanza para un alto al fuego?

La guerra siria, sin visos de solución a corto plazo, parece estar buscando una solución muy lejos de su territorio, en los despachos de Washington, Bruselas y Catar. Ajenos a los más de 110.000 fallecidos contabilizados por las ONG, los tres millones de desplazados y los cientos que mueren intentando salir del país, la posibilidad de un alto al fuego se busca entre los representantes de la oposición, el Gobierno de Bachar al Asad, EE.UU., Rusia, Irán, China, la Liga Árabe y la UE. Con posturas tan enfrentadas y la fragmentación de la oposición, un buen comienzo sería estar de acuerdo en que el enemigo común a combatir es el terrorismo islamista y a partir de ahí negociar la marcha de Al Asad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Rehenes para negociar la paz en Siria