Elecciones en Venezuela: Un oscuro panorama económico, gane quien gane

P. G. O. Caracas / CorresponsaL

INTERNACIONAL

15 abr 2013 . Actualizado a las 06:00 h.

Si el ganador de las elecciones es Nicolás Maduro o si es Henrique Capriles parece irrelevante ante la severa crisis que Venezuela tiene enfrente, y que se incubó durante el Gobierno de Hugo Chávez. A pesar de que el gobernante disfrutó de una bonanza de los precios del petróleo (principal producto de exportación de Venezuela) sin precedentes, su legado es un incremento de la deuda pública de seis veces en términos monetarios (y de más del doble en relación con el producto interior bruto, hasta el 60 %), la inflación más alta del continente y la desaparición casi absoluta del aparato industrial.

En su segundo mandato (2006-2012), Chávez prometió impulsar «la transición al socialismo» e inició una política de expropiaciones (a menudo confiscaciones) compulsivas, controles de precios y de cambios y una agresiva expansión del sector público, en paralelo a la caída del privado. Las consecuencias de esas políticas están a la vista: la inflación más alta de América Latina (y la segunda más alta del mundo), la desaparición de casi la mitad del parque industrial, escasez de medicinas, alimentos y repuestos automotrices, entre otros, y servicios públicos ruinosos, con apagones eléctricos de horas en todo el país cotidianamente.

Dos modelos

En un documento denominado ¿Qué hacer?, miembros del gobernante PSUV reconocen la situación, pero señalan que la solución es profundizar en el modelo socialista, algo que ya ha prometido Maduro, quien ha afirmado que su programa de gobierno es el mismo que Chávez no pudo ejecutar por su fallecimiento, y que consistía en «hacer irreversible el socialismo».