El fin de la maestra que controló al poder en México

Leticia Pineda MÉXICO / AFP

INTERNACIONAL

Está detenida por apropiarse de 120 millones del sindicato que presidía

28 feb 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Elba Esther Gordillo, líder del poderoso sindicato mexicano de maestros, ha sido hasta su detención una temida y odiada figura que se encumbró al primer plano de la política y era considerada la mujer más poderosa de México. La Maestra, como todos la conocen, fue arrestada la noche del martes en el aeropuerto de Toluca por el desvío de unos 2.000 millones de pesos (120 millones de euros) de dos cuentas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que ella dirige con mano férrea desde hace 23 años.

Gordillo pasó la noche en la cárcel y ayer un funcionario le comunicó tras una ventanilla con rejas los cargos contra ella: delincuencia organizada y desvío de las cuotas de los socios del SNTE para uso personal mediante un complejo entramado de triangulación financiera, que involucra a sociedades e intermediarios. Habría usado los fondos para inversiones inmobiliarias, depósitos en Suiza y Lichtenstein, pagos a una cadena de tiendas de lujo en EE.UU., cirugías estéticas, galerías de arte y un avión privado, entre otros.

El fiscal general de la República, Jesús Murillo Karam, nombrado por el presidente Enrique Peña Nieto, descartó que la detención tenga motivaciones políticas y dijo que solo se trata de la punta del iceberg porque aún falta mucho por investigar. Pero el arresto tiene un fuerte impacto en la política y se produjo un día después de la promulgación de la reforma educativa de Peña Nieto que pretende devolver al Estado la «rectoría» sobre la educación a la que Gordillo se había opuesto.