Assange pide en la ONU el fin de su persecución


El caso de Julian Assange se coló hoy en la ONU durante un acto organizado por Ecuador en el que el fundador de Wikileaks pidió que se ponga fin a su persecución, mientras que el Gobierno de Quito abrió por primera vez la puerta a acudir a la justicia internacional.

«El tiempo de las palabras se ha terminado. Ha llegado la hora de que EE.UU. cese la persecución a Wikileaks, a nuestra gente y a nuestras fuentes», dijo Assange a través de videoconferencia desde la Embajada ecuatoriana en Londres donde lleva refugiado tres meses a la espera de un salvoconducto para poder abandonar Reino Unido.

El australiano volvió a reclamar garantías tanto a Londres como a Estocolmo de que no será extraditado a Estados Unidos, país donde ha sido declarado «enemigo de Estado», algo que para el fundador de Wikileaks es «absolutamente absurdo» pero que demuestra que su vida podría correr peligro si es entregado a Washington.

Assange aprovechó el altavoz que supone hablar en Naciones Unidas para denunciar, por una parte, la persecución política que asegura estar sufriendo, y por otra las torturas y vejaciones a Bradley Manning, el soldado estadounidense acusado por Washington de haber filtrado miles de documentos secretos a Wikileaks.

Nueva York será precisamente mañana el escenario de un nuevo acercamiento entre las autoridades ecuatorianas y británicas para tratar de encontrar solución «a través del diálogo» a un conflicto diplomático que sigue sin resolverse después de tres meses y que amenaza con enquistarse en el tiempo.

Los ministros de Exteriores de Ecuador y Reino Unido, Ricardo Patiño y William Hague respectivamente, se entrevistarán en un hotel de la Gran Manzana, donde volverá a estar encima de la mesa el salvoconducto que pide Quito para que Assange pueda abandonar Londres.

En declaraciones a Efe, el jefe de la diplomacia ecuatoriana dijo que su gobierno está dispuesto a agotar la vía diplomática para resolver el caso, aunque admitió por primera vez que no descartan la posibilidad de poner fin al diálogo y optar por la vía judicial, llevando el conflicto ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El Gobierno de Ecuador ha pedido un salvoconducto para que Assange pueda salir sin problemas de su Embajada en Londres y acogerse a los beneficios del asilo que concedido, aunque Reino Unido asegura que lo detendrá porque tiene la obligación de extraditarle a Suecia.

La justicia sueca investiga al exhácker por denuncias de abusos sexuales que él niega y teme que si es trasladado a Suecia ese país lo extradite a Estados Unidos para que sea juzgado por la filtración de secretos en cables diplomáticos difundidos por WikiLeaks, y por tanto, arriesgaría una durísima condena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Assange pide en la ONU el fin de su persecución