Diez años de Guantánamo

Afp

INTERNACIONAL

LARRY DOWNING

Los activistas se manifiestan para exigir el cierre y consideran que Europa «no tiene ninguna prisa» por hacer que Obama vacíe el penal.

10 ene 2012 . Actualizado a las 22:43 h.

El penal estadounidense de Guantánamo cumple este miércoles 10 años y aún no existe fecha límite para el esperado cierre de la prisión.

Cada vez son más las voces que exigen la clausura de la cárcel que alberga actualmente 171 prisioneros.

Militantes de Amnistía Internacional Francia cubrieron el martes con una lona color naranja la réplica de la Estatua de la Libertad en París para exigir el cierre de la prisión.

«Hace diez años que Estados Unidos se burla de los derechos humanos. Esta acción simboliza el hecho de que Estados Unidos da la espalda a la justicia, los derechos humanos, la libertad», declaró Geneviève Garrigos, presidenta de Amnistía Internacional Francia.

«Nosotros exigimos el cierre de Guantánamo, así como investigaciones sobre los autores de ese sistema y esas violaciones que podrían quedar sin castigo: detenciones arbitrarias, detenciones ilimitadas sin proceso, utilización de la tortura, traslados de prisioneros en forma totalmente ilegal», insistió, recordando que el presidente norteamericano Barack Obama se comprometió a cerrar Guantánamo a principios de 2010.

«Los europeos no tienen ninguna prisa por hacer que Obama vacíe Guantánamo»

Europa lideró las críticas al centro de detención abierto en el 2002 en Cuba por Estados Unidos, pero sólo acogió conjuntamente a medio centenar de presos, y los grupos de defensa de los derechos humanos consideran que podría haber hecho más.

Los líderes europeos celebraron la llegada al poder en 2009 del presidente Barack Obama con la promesa de cerrar Guantánamo, que denunciaban desde hacía años por encerrar durante años a personas detenidas tras los atentados del 11 de septiembre que no habían sido ni acusadas ni juzgadas.

«Los europeos dieron la impresión de que estarían dispuestos a ayudar al presidente Obama a resolver los problemas y a acoger a un cierto número que pudieran ser liberados de Guantánamo», dijo Patrick Baudouin, presidente honorífico de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH).

«Y sin embargo constatamos que han sido muy timoratos. No tienen ninguna prisa por hacer que Obama vacíe Guantánamo, o por ayudarle», agregó.