¿Quién manda en Serbia?

Análisis | Cerco a los criminales de guerra La UE amenaza a Belgrado con no negociar su preadhesión si no facilita la entrega de Mladic y Karadzic, pero Bruselas duda de la fortaleza del Gobierno de Kostunica para controlar a su Ejército


corresponsal | bruselas

?on los criminales de guerra más buscados del mundo, Estados Unidos ha ofrecido por ellos una recompensa de cinco millones de dólares y su escondrijo es una estrecha franja fronteriza de apenas 500 kilómetros de longitud. Así que si Ratko Mladic y Radovan Karadzic no aparecen es debido a que alguien muy poderoso los protege.Karadzic, ex líder de los serbios de Bosnia, y Mladic, comandante en jefe del Ejército serbio entre 1992 y 1995, están acusados de ser los ideólogos y ejecutores del mayor genocidio de la guerra de los Balcanes: la matanza de 8.000 civiles en Srebrenica a manos de las tropas serbobosnias. Ambos se han convertido en el principal obstáculo para la normalización de las relaciones entre Serbia y el resto del mundo, hasta el punto de que la Comisión Europea ha amenazado con romper las negociaciones que mantiene desde hace meses con el Gobierno de Belgrado para establecer un tratado de asociación preferencial, primer paso para integrar a la díscola república.UltimátumBruselas se niega a seguir adelante si Serbia no colabora con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia (TPIY) y entrega a los dos acusados, pero ni siquiera está segura de que su interlocutor, el Ejecutivo de Vojislav Kostunica, tenga la sartén por el mango.«Cuando negociamos con un país tenemos que estar seguros de que enfrente tenemos a un socio creíble, con plena capacidad para decidir. Y en este caso tenemos que estar seguros de que el Ejército serbio está sometido al poder civil», aseguran fuentes cercanas al comisario de Ampliación, Olli Rehn. Rehn ha amenazado con proponer a los Veinticinco que rompan las negociaciones con Serbia en el Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores que se celebra mañana en la capital belga. Así que Kostunica tiene muy escasas horas para ofrecer a los Veinticinco garantías de que controla a su Ejército y de que podrá entregar a los acusados.«Protegidos»No todo el mundo confía en que pueda hacerlo. La fiscala del TPIY, la italiana Carla del Ponte, empeñada en capturarlos antes de que se cumpla el undécimo aniversario de Srebrenica el próximo mes de julio, tiene claro que «Mladic está en Serbia protegido por el Ejército».Todo apunta a que se esconde en una zona montañosa en la región de Cer, entre Montenegro y Bosnia, probablemente no muy lejos del paradero de Karadzic. Hace unos días se especuló con la posibilidad de que estuviera negociando su rendición, pero nada ha sucedido hasta la fecha y cada día que pasa esa hipótesis pierde fuerza.AmenazasNo es la primera vez que la UE utiliza las negociaciones de preadhesión para forzar la entrega de criminales de guerra. Lo hizo a finales del 2005, amenazando con no abrir conversaciones con Croacia si Zagreb no colaboraba en la entrega de Ante Gotovina, acusado de la matanza de centenares de serbios en Krajina. Hace dos meses, Gotovina fue detenido en Tenerife.En esta ocasión, sin embargo, parece distinto. Como Gotovina para los croatas, Mladic y Karadzic son verdaderos héroes para los serbios. Pero la diferencia es que éstos no olvidan la tibia postura de Europa con los bombardeos de la OTAN sobre Belgrado en 1998 y la captura y puesta a disposición del TPIY de Slobodan Milosevic. Si Mladic y Karadzic no se entregan voluntariamente, se entenderá como una nueva humillación. Serbia es la economía más fuerte de la antigua Yugoslavia, mantiene ritmos de crecimiento por encima de la media europea y probablemente le espera un porvenir de progreso si lo encamina hacia la integración en la UE. Pero cualquier movimiento en falso puede dar al traste con su frágil estabilidad política. En apenas unas horas sabrá si mira al pasado o al futuro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

¿Quién manda en Serbia?