El nuevo mártir de Serbia

ENRIQUE MÜLLER CRÓNICA


Slobodan Milosevic está decidido a luchar para obtener su libertad, pero en el caso de sufrir una nueva derrota, esta vez en La Haya, desea pasar a la historia como el último mártir de Serbia, un hombre que sacrificó su libertad para defender a su país durante los bombardeos de la OTAN. «Yo defendí los intereses de Serbia y siempre lo volvería a hacer», dijo Milosevic poco antes de abandonar Belgrado, quizás para siempre.La mitología serbia tiende a retratar la muerte colectiva como una forma de redención. Por eso, el principal héroe del pueblo serbio es el príncipe Lázaro, que sacrificó su vida y la de miles de combatientes serbios, cuando decidió enfrentarse en una lucha desigual a los invasores turcos, en un lejano 28 de junio de 1387. Ahora, 614 años después, Milosevic decidió enfrentarse en una lucha desigual y sin la ayuda de abogados defensores, al Tribunal Internacional de La Haya.No es atrevido pensar que el ex-dictador haya decidido convertirse en un moderno príncipe Lázaro, un hombre que defendió al pueblo serbio cuando fue atacado, primero por las fuerzas croatas, más tarde por musulmanes y croatas en Bosnia y, finalmente, contra los «asesinos» del UCK en Kosovo.¿Acaso el Ejército y el pueblo serbio no resistieron heroicamente el primer ataque masivo de la OTAN contra Yugoslavia? Milosevic tiene mucho que contar ante el Tribunal de La Haya. Puede recordar sus relaciones con diplomáticos y políticos occidentales, que hasta 1995 lo consideraron un aliado estratégico. También puede contar detalles sobre las negociaciones que sostuvo hasta el fracaso de la cumbre de Rambouillet, en marzo de 1999, que desencadenó el ataque de la OTAN.De hecho, Milosevic no ha sido llevado a La Haya para ser castigado por la guerra en Kosovo, sino por un error de lesa humanidad. Si el político serbio hubiera firmado el acuerdo de paz de Rambouillet, hoy sería un jefe de Estado admitido por la comunidad internacional, Kosovo seguiría obedeciendo órdenes de Belgrado y, posiblemente, no habría guerra en Macedonia.La última batalla de Milosevic terminará, muy posiblemente, con una nueva derrota, pero el ex-presidente yugoslavo no cejará en acusar al tribunal como un títere de la OTAN y de Estados Unidos mientras dure el juicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El nuevo mártir de Serbia