El esperado final feliz para el calvario de Tamara Gorro

La colaboradora ha anunciado que por fin ha llegado ese momento que tanto había esperado: el nacimiento de Antonio

Tamara Gorro está de parto Tras recurrir a la gestación subrogada para tener a su primera hija, Tamara consiguió quedarse embarazada. Un auténtico milagro que llegó justo después de la triste pérdida de su amigo Antonio. En honor a él, han decidido llamar así al pequeño
C. Aldegunde
La Voz / Redacción

Después de nueve meses de espera, por fin ha llegado el momento que tanto había soñado y deseado Tamara Gorro. La colaboradora de televisión y esposa del futbolista del Valencia Ezequiel Garay ha anunciado a través de su cuenta de Instagram que está de parto. «Muchos años soñando con este momento... Este es el resultado de nunca bajar los brazos, llegar a la meta. Un momento nuevo, mucha incertidumbre, nervios, muchos nervios. Pero ansiosos y repletos de felicidad por vivir cada instante y conocer al precioso ángel caído del cielo. Todo saldrá perfecto, pero no dudéis que como siempre, seréis los primeros en tener noticias. Familia virtual... ¡ESTAMOS DE PARTO!».

El futbolista Ezequiel Garay compartía la misma imagen que Tamara Gorro y mostraba su alegría ante lo que estaba a punto de acontecer.

La noticia del nacimiento de Antonio, su segundo hijo, no lo sería tanto si no fuese por la historia de superación que hay detras de este embarazo que por fin ha llegado a un final feliz. Tamara Gorro ya tiene una hija, Shaila, que nació por gestación subrogada, después de que Tamara Gorro intentase quedarse embarazada en casi veinte ocasiones por fecundación in vitro Tras este calvario, cuando Tamara Gorro anunció que finalmente había logrado quedarse embarazada fue un auténtica sorpresa. Semana a semana y mes a mes Tamara Gorro ha ido narrando en su canal Youtube, El gorro de Tamara, cómo transcurría el embarazo, que terminó complicándose en las últimas semanas. Esto hizo que Tamara Gorro tuviese que guardar unas semanas de reposo y tomar medicación para intentar prolongar un poco más el embarazo. Hasta tuvo que ser ingresada a principios de noviembre, para frenar el riesgo de un parto prematuro de su segundo hijo, Antonio. También fue entonces la propia Gorro quien tranquilizaba a su «familia virtual» a través de las redes sociales. 

Tamara Gorro ha vivido estos últimos meses con especial emoción, sobre todo tras la larga y dolorosa lucha que ha experimentado para lograr quedarse embarazada. La joven, que llegó a pensar que nunca podría vivir esta experiencia, recurrió a la gestación subrogada en Estados Unidos para convertirse en madre. Así nació su hija Shaila. La extronista, que comparte de manera habitual su vida y la de su familia a través de las redes sociales, anunció el pasado mes de abril que por fin había cumplido su sueño.  «Me sentía preparada, tenía ganas y de nuevo recuperé la ilusión. Me lancé al intento. Un año de preparación, quirófanos, mentiras, medicamentos, pruebas... todo daba igual, tenía un objetivo», aseguraba refiriéndose al calvario que sufrió cuando intentó quedarse embarazada durante más de 15 veces.  «Dos test negativos de mi gestante me empujaron para intentar quedarme embarazada», relataba, lo que hace intuír que estaba intentando de nuevo tener otro hijo a través de gestación subrogada. «Hoy termina una constancia, una lucha, un propósito... En ocho meses daré vida a una preciosidad que deseo con todas mis fuerzas que sea niño y lleve el nombre de mi ángel: Antonio. Este es el motivo de mi viaje a Los Ángeles. Hasta hoy no tenía los resultados y quería cumplir mi palabra: que seáis los primeros en saberlo», escribía. 

Me sentía preparada, tenía ganas y de nuevo recuperé la ilusión. Me lancé al intento. Un año de preparación, quirófanos, mentiras, medicamentos, pruebas... todo daba igual, tenía un objetivo. Dos test negativos de mi gestante me empujaron para intentar quedarme embarazada. Ahora sí que creo en los ángeles. Él ha hecho que lo imposible se haga realidad. Me mandó fuerzas para acabar lo que fui a empezar, lo que desde el primer momento me animó a hacer y hasta tres días antes de su fallecimiento lo vivía con tanta emoción. Hoy termina una constancia, una lucha, un propósito... SÍ... ¡ESTOY EMBARAZADA! En ocho meses daré vida a una preciosidad que deseo con todas mis fuerzas que sea niño y lleve el nombre de mi ángel: Antonio. Este es el motivo de mi viaje a Los Ángeles. Hasta hoy no tenía los resultados y quería cumplir mi palabra: que seáis los primeros en saberlo. No he querido esperar tres meses porque creo que os merecéis saber día a día mi estado. Así quiero que sea. Gracias por la paciencia, gracias por cada mensaje, simplemente GRACIAS POR ESTAR. #mamamolona #elgorrodetamara

A post shared by Tamara Gorro (@tamara_gorro) on

La alegría de este embarazo, considerado casi un milagro, se vio empañada por la trágica muerte de su mejor amigo Antonio, uno de los mayores apoyos de Tamara Gorro.  «Antonio llevaba a mi lado quince años, se convirtió en el padre que yo nunca tuve. Estoy convencida de que este bebé me lo ha mandado él», confesaba en Sábado Deluxe. «Lo último que me dijo Antonio fue: 'lo vas a conseguir'». Tamara Gorro se enteró de la muerte de Antonio cuando se encontraba en Los Ángeles para que le hiciesen la tranferencia de embriones. «Justo dos días antes yo había hablado con Antonio. Él era el único que lo sabía con su mujer, ellos han luchado por la gestación subrogada y son los tutores de mi hija allí», explicaba muy emocionada Tamara Gorro. «Pocos días antes de la transferencia de embriones, murió mi mejor amigo y fue terrible», aseguraba. «Yo quería volverme para aquí, no quería continuar pero mi amiga María me sentó y me dijo: 'Si no lo haces por ti, hazlo por él, eres una valiente'», contaba. Unas palabras que junto al apoyo de la viuda de Antonio, la animó para seguir adelante con sus planes. «Este bebé me lo ha enviado Antonio desde el cielo», afirmaba.

Embarazo con polémica

Durante los últimos nueve meses, la feliz colaboradora ha compartido cada detalle de este embarazo, que no ha estado exento de polémica. A finales del mes de noviembre, aprovechó el vídeo que publicaba cada semana en su canal de YouTube para pedir disculpas por un criticado consejo que se atrevió a compartir con todas las mujeres embarazadas. Tumbada en el sofá y con un arsenal de chocolatinas y gominolas, Tamara Gorro publicó una imagen a la que acompañaba con el siguiente texto: «Soy una persona que le encanta tener una alimentación sana y hacer mucho deporte. Sin embargo estos ocho meses mi cuerpo pedía otro tipo de comida el cual no estaba acostumbrada y tengo que decir, que he disfrutado muchísimo. Respeto al 100% las mujeres embarazadas que se privan de comer cualquier cosa que las haga coger peso. Pero si de algo sirve mi opinión, os diría lo siguiente: Comer lo que os apetezca, sin miedo a nada. Los kilos se pierden, pero la felicidad NUNCA podemos dejarla escapar. (Sin olvidar los alimentos fundamentales para el bebé)». 

La que parecía una inocente recomendación se volvió en contra de Tamara Gorro, que días después tuvo que rectificar. «Hubo mucha gente que criticó el contenido de la foto. Entiendo al 100 % a las personas que lo criticaban y también a los que la apoyaban. La única culpable soy yo, porque me expliqué, como se dice en Argentina 'como el orto'», aseguraba. «Sabéis que soy una personas superdeportista y que me encanta la comida sana, pero nunca me he privado de comerme un helado, un chocolate o lo que me apetezca, estando o no embarazada. Cuando como sano, mi metabolismo funciona mucho mejor, no tengo dolores de cabeza... Estando embarazada se coge peso, no hablo de la salud, hablo solo del peso. Cuando yo subí esa foto quería decir, chicas no os preocupéis por los kilos, que os comáis un chocolate si nos apetece , lo diría igual sin estar embarazada», continuaba. «Otro tema es lo de la salud, lo que comemos es lo que le pasamos al bebé, no podemos alimentarnos a base de comida basura. A quién le guste bien y a quién no tan bien. La foto iba dirigida a esas personas que dicen, me como un chocolate y voy a engordar. Come porque da igual lo que peses», añadía. Pero recalcaba que «es muy importante cuidar la alimentación, pero también cuando no estamos embarazadas. Cuando te apetece un chocolate o dos o tres, Aquién le guste bien y a quién no también».

Votación
0 votos
Comentarios

El esperado final feliz para el calvario de Tamara Gorro