¿Por qué necesitamos una perforadora de papel en nuestras vidas?

Su mecanismo es de lo más simple y, sin embargo, ha logrado que quienes lo utilizan para su verdadero fin tengan una vida más ordenada


Redacción

Tan simple como eficaz. Tan armatoste como prescindible. La historia de la perforadora de papel se escribe según el cristal con el que se mire. Su funcionamiento no tiene secretos, y sin embargo, se ha convertido para muchos en un artilugio sin el que no podrían vivir. Al pulsar en una palanca, ésta ejerce presión sobre un cilindro afilado que será el encargado de agujerear el papel.

Desde su creación en 1886, su mecanismo ha permanecido prácticamente imperturbable y se ha convertido en un imprescindible de las oficinas y hogares de medio mundo. Para quienes quieren tener ordenados sus papeles, la perforadora de papel resulta un artilugio muy útil, pero sus detractores lo encuentran ineficaz y apuntan a otros métodos de organización como mucho más eficientes. Por esto, y quizá por otras razones que se nos escapan, Google ha decidido que hoy es el día perfecto para rendir homenaje a la historia de la perforadora de papel con uno de sus ya conocidos doodles.

Precisamente la sencillez de su funcionamiento y la usabilidad es lo que han convertido a este aparato en un imprescindible en muchas oficinas y hogares. La perforadora de papel ha permitido que algo tan simple como un agujero en un folio sirva para agrupar y ordenar de un modo óptimo todo un arsenal de papeles que normalmente iban sin ton ni son de un lado a otro de una mesa de trabajo.

Sin embargo, la historia de la perforadora de papel no se escribe en un lenguaje universal, ya que dependiendo del país de origen del artilugio, éste tendrá unas características propias. Así, mientras que el estándar más habitual para el tamaño y la posición de las perforaciones es el ISO 838, países como Estados Unidos, México, Canadá o Suecia han optado por sus propias medidas que lo hacen incompatible con el ISO 838.

La historia ha reconocido a Friedrich Soennecken como su ideólogo en 1886. Este inventor alemán fue un visionario de los negocios, ya que además de desarrollar el artilugio taladrador, creó también la carpeta de anillas y generó de ese modo una pareja de objetos que permanecen unidos hasta hoy en día.

Hay una serie de voces que discrepan sobre la historia de la perforadora de papel y que aseguran que su verdadero padre fue Benjamin Smith, un inventor de Massachusetts que había patentado con anterioridad una máquina muy similar aunque con un objetivo diferente. Smith era un gran coleccionista de entradas, y ante las limitaciones que se encontró para agruparlas y ordenarlas, habría ideado este artilugio.

La historia de la perforadora de papel escribió un nuevo capítulo tres años después de la patente de Soennecken con otro estadounidense, Charles Brooks, que presentó otro invento muy similar al que bautizó con el nombre de perforadora de tickets. Este aparato se utilizó durante años en muchas salas de cine, teatros y otros establecimientos que albergaban espectáculos de ocio para marcar las entradas de los espectadores y así evitar que varias personas utilizaran una misma entrada.

Perforadora de tickets.
Perforadora de tickets.

El gran salto tecnológico en la historia de la perforadora de papel se vivió en 1989. En ese año, Masayoshi Ikarashi y Kunihati Okazaki desarrollaron la perforadora de papel eléctrica, un invento que no terminó de cuajar, tal vez porque el hacer más sencillo un proceso que ya es simple de por sí no tuvo sentido para los potenciales compradores.

Perforadora eléctrica.
Perforadora eléctrica.
Votación
7 votos
Comentarios

¿Por qué necesitamos una perforadora de papel en nuestras vidas?